Haro y Catalán
Haro y Catalán

Elogios

El mérito es de los jugadores, Serra y Setién pero parece que incluir a Haro y Catalán es una práctica arriesgada por no se sabe qué rescoldo de una guerra civil ya felizmente superada
Por  15:11 h.

Una circunstancia revolotea irremediablemente cuando uno analiza el reparto de méritos en la buena campaña del Real Betis hasta la fecha. Le queda al club mucho camino para rematar la faena, cosa que no es sencilla, pero con el camino medio andado uno contempla cómo los elogios florecen, con justicia, para los jugadores, Lorenzo Serra Ferrer y Quique Setién. No tiene por qué en este orden y no hay que restar un ápice del brillo a estos protagonistas. La jugada excelsa de Joaquín, el golazo de Loren, las filigranas de Boudebouz, la firmeza de Javi García, la solvencia de Bartra, aquellas paradas de Adán y estas de Dani Giménez, las asistencias de Barragán, la voluntad de Francis, la progresión de Junior, la respuesta de Mandi, el mando de Guardado, el acierto de Sergio León, la pintaza hecha realidad de Fabián… Y así hasta todos los que han participado en esta temporada. Todo justo y merecido porque los granitos de arena son muchos para la gran montaña verdiblanca de la quinta plaza, ahora con el sexto a cuatro puntos y el séptimo, el eterno rival, a cinco.

También hay reconocimiento para Quique Setién por su magnífica gestión de la plantilla, que ha tenido a todos enchufados de principio a fin y ha sabido hacer evolucionar al bloque para poder demostrar de la misma manera un juego brillante y una capacidad de sufrimiento que le hace ganar muchos puntos. Atrás quedan aquellos que dudaron del cántabro por su currículum, edad, ideas o perseverancia. Ya nadie se acuerda de esto con cinco victorias consecutivas pero Setién no quiere relajación hasta el final. Quiere culminar su obra de la mejor manera porque ha dado con la fórmula exacta de la felicidad bética y su tripulación va con mucha fe hacia el destino que él marca. Porque Setién ya predijo que las malas llegarían cuando todo eran elogios en el arranque y pidió calma para recuperar el camino cuando más arreciaban las críticas. Y ahí está.

Y lo hace el cántabro con los mimbres que le ha puesto en su mano Lorenzo Serra Ferrer, con un proceso de selección cuidadoso tras una revolución en la plantilla en el pasado verano, un ajuste fundamental en invierno y una inyección de beticismo y exigencia en el club en todos los órdenes. La ascendencia de Serra Ferrer es fundamental dentro y fuera del club. También se tapan ahora los que le señalaron como una simple argucia “electoral” de cara a la junta del pasado mes de junio o quienes veían al balear como un error para ocupar puestos fuera del banquillo. El acierto es descomunal con su regreso, una vez más, a darle gloria al Betis, como en sus anteriores etapas. El faro del éxito del Betis se llama Lorenzo Serra Ferrer.

Todos estos elogios son justos y merecidos. E incluso pueden llegar a quedarse cortos. Pero en el reparto de méritos, curiosamente, hay quien permanentemente deja fuera a Ángel Haro y José Miguel López Catalán, así como al resto de su consejo de administración. Para ellos se reserva únicamente lo que pueda ser negativo. Hoy las fricciones con Adán, mañana unas goteras en el estadio. Queda esa sensación alimentada por aquella época bandos felizmente superada que Haro y Catalán han de quedar proscritos de las felicitaciones, de la responsabilidad de estos días tan felices a cuenta de no se sabe qué vara de medir. Seguramente la pacificación accionarial ha sido en el que han debido acumular más aplausos por desanudar una cuestión que parecía no sólo imposible sino encaminada a la autodestrucción de la entidad. Pero todo ha ido más allá. Si en las dos últimas campañas fueron los responsables máximos de las desilusiones o decepciones, según el caso, que se produjeron y como tal asumieron el juicio de tener que someterse a la opinión de juntas de accionistas y a la crítica, a veces despiadada, ahora han de tener algún reconocimiento por haber ordenado la entidad, arriesgado con iniciativas como finalizar el Gol Sur, promover acertadamente la asistencia al estadio, reorganizar la cantera y apostar por la elección de los protagonistas del ámbito deportivo. Claro que en su día cometieron errores pero de justicia es valorar el progreso del club en muchos ámbitos y la responsabilidad de quienes están en la cúspide para que cada uno brille en su apartado. El elogio, también para ellos, ha de salir de su infame secuestro por aquellos que siempre pretenden condicionar la felicidad de unos béticos que ahora encaran con ilusión el presente y el futuro de su equipo.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @AFDLP: LA CRÓNICA --> Espanyol-Betis (1-3): Una escalada que ya lo coloca en Europa https://t.co/XrHVYex8g8 #Betis vía @JSevillano83 @A - 14 horas ago