Setién, en el Betis-Leganés (Juan José Úbeda)
Setién, en el Betis-Leganés (Juan José Úbeda)

Valorar

La sintonía entre Setién y el Betis ha de prolongarse para acompasar el crecimiento de ambos en el camino que tanto tiempo se llevaba buscando en Heliópolis
Por  18:04 h.

La exhibición del Betis en el Camp Nou ha dado para mucho. Elogios por doquier, toneladas de azúcar, reconocimientos allende de las fronteras locales, ensalzamiento desmedido. Serio contraste con lo vivido días atrás. Críticas sin freno, ambiente enrarecido, puñales a la espera de un error táctico o verbal. El fútbol lleva a vaivenes así. Se mezclan pasiones con intereses, filias y fobias. Se pierde la unidad de medida. Quique Setién no hizo en Barcelona nada más que lo que quiere para el Betis que dirige. Con retoques, claro. En el día más difícil todo salió a la perfección. Obviamente el cántabro pretende que su idea tenga continuidad ante el Valladolid, Getafe y demás rivales sin relumbrón pero llenar los depósitos de confianza con la demostración del Camp Nou servirá. No sólo para valorar lo que se hace en la caseta, sino para reforzar a un grupo que cree en lo que hace. A Setién no hay que hacerle un monumento, está claro que no, pero sí respetarlo por lo que ha hecho y por lo que puede hacer, yendo siempre de frente.

 

Porque ha aparecido una absurda competición entre quienes defienden o atacan a Setién cuando lo que importa es el Betis. El proyecto va más allá de un entrenador sino que lo que se ve en el campo es la respuesta de todo lo que se trabaja en el club. Obviamente que el técnico es el más señalado en las malas y ahora se acentúa su protagonismo en las buenas. Eso no lo vamos a cambiar a estas alturas de la película. Pero sí conviene valorar lo que en su etapa ha logrado el equipo.

 

Ganar en el Santiago Bernabéu, San Siro y Camp Nou, dejar al equipo sexto clasificado, vencer en dos de los tres derbis y lograr un empate en el otro, vestir de orgullo a los béticos por la manera que juega su equipo y atraer con ella a mejores futbolistas, más allá del crecimiento económico y la conocida capacidad de convicción de Lorenzo Serra, son argumentos de peso para entender que Setién ha hecho mucho bien. Si a esto se le añade que ha logrado recuperar la mejor versión de Joaquín, Mandi, Sanabria (la pasada temporada) y Guardado, puso su parte en la eclosión de Fabián o ha hecho despuntar a debutantes como Junior, Francis o Loren, pues mucho más a su favor.

 

Pero ha de seguir. Nada de esto es suficiente porque el fútbol no espera a nadie. Ha cometido errores y hasta se ha tenido que disculpar. A Setién le queda continuar haciendo este trabajo durante varios años más y acompasar su crecimiento al del Betis porque estas cotas como entrenador son las más altas que ha vivido en su carrera. Esa sintonía le vendrá bien a una entidad que se ha llevado años buscando su camino y al fin ha encontrado uno que le da juego y resultados. No sólo por Setién, sino por su plantilla y por el trabajo que se desarrolla en el club. Porque el futuro en Heliópolis depende de los pilares que estos días se asienten de una vez por todas.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @AFDLP: LA CRÓNICA --> Espanyol-Betis (1-3): Una escalada que ya lo coloca en Europa https://t.co/XrHVYex8g8 #Betis vía @JSevillano83 @A - 7 horas ago