González González expulsa a William Carvalho en el Betis-Getafe (EFE)
González González expulsa a William Carvalho en el Betis-Getafe (EFE)

Betis: equilibrar atrás, para desequilibrar más arriba

Si se ha jugado en inferioridad en dos partidos es porque el equipo tiene un agujero en la contención, por el que se colaron Sandro y Arambarri
Por  10:05 h.

No ha tenido suerte el Betis en la interpretaciones arbitrales de las jugadas conflictivas (pisotón en el tobillo a Loren en el encuentro contra el Valladolid, saldado sin castigo, o manotazo al aire del delantero -no llegó a impactar en la cabeza del defensa del Getafe-, que determinó la tarjeta roja), pero harían mal los técnicos y los jugadores en escudarse en esas circunstancias del juego para justificar el flojo arranque liguero. Si se ha jugado en inferioridad muchos minutos en dos partidos es porque el equipo tiene un agujero en el sistema de contención, lo suficientemente grande para que se colaran por él Sandro, dos años sin irse de nadie, o Arambarri , un mediocentro, provocando las expulsiones de Joel y William.

El reconocimiento de que el problema está dentro y no en un silbato sería el primer paso para solucionarlo. En realidad, debió estarlo en la pretemporada. Ya con Quique Setién se echaba de menos un destructor. Javi García, que lo es, no contaba para el cántabro. No firmar a otro especialista fue un error de la comisión deportiva, impelida se supone por Rubi, quien debía de tener en buena estima al murciano. Habría que preguntarle si sigue teniéndola, al jugar sólo 8 minutos en los tres últimos partidos, tras ser titular en el inaugural.

Y es importante solucionar el problema, desde mañana ya en el Reino de Navarra, donde esperan seguro con los cuchillos entre los dientes. Ceder tanto atrás no sólo provoca la posibilidad de la inferioridad numérica al tomar decisiones a la desesperada o el incremento de las ocasiones del rival, por limitado que sea este, sino que supone un lastre arriba. ¿Cómo saciar el hambre de balones de Fekir, extraordinario en su desempeño, o de Canales, aún por alcanzar su mejor forma, si hay que estar pendiente de correr hacia atrás con urgencias cada vez que se pierde el balón? Es mucho el potencial que se pierde arriba por las dudas que surgen abajo, sobre todo porque este equipo asume muchos más riesgos que el de Setién.

Rubi debería encontrar una fórmula temporal que equilibre el rendimiento del equipo hasta las vacatas de Navidad. Y luego, solucionar la carencia en el mercado invernal.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla