Setién, en el Atlético-Betis (EFE)
Setién, en el Atlético-Betis (EFE)

Betis: Se impone un chequeo riguroso al enfermo

Ni el Betis está sobrado de jugadores ni goza de ocasiones claras para solucionar su anemia goleadora en LaLiga
Por  10:19 h.

Volvió el Real Betis a perder en la Liga y lo hizo de nuevo sin marcar. Dicen quienes bucean en las estadísticas que nunca en la historia tuvo una anemia goleadora como la actual, consumido el primer cuarto liguero. El recuento de goles verdiblancos está bajo mínimos y la literatura, sea médica o futbolística, aconseja una analítica completa y un estudio serio para desentrañar las causas. No vale con achacar tan notable falta de hierro a una enfermedad propia de la sangre de los futbolistas, sino que conviene cerciorarse de que no es una manifestación secundaria a cualquier otra enfermedad. Y hay motivos para ser riguroso en la investigación de su caso.

Algo tiene que pasar más allá de la falta de acierto en el remate cuando el equipo no gana sus partidos ligueros tras afrontar los compromisos europeos. Jugar cada tres días exige la aportación de todos y en el Betis todos son 21 jugadores, menos lo que puntualmente se encuentren lesionados, en el momento actual Javi García, Guardado y Joaquín, estos dos últimos los futbolistas del plantel con mayor capacidad para darle verticalidad y desborde al grupo. No es una situación que haya sorprendido a nadie. Ni siquiera al director deportivo, Serra Ferrer, quien una vez cerrado el mercado veraniego manifestó de manera textual que «la plantilla es un poco justa en cantidad, pero no en calidad». Había que hacer una apuesta que aumentara de manera significativa el nivel del plantel, lo que inevitablemente impelía a concentrar el gasto en pocos jugadores, y se actuó con valentía.

Si en integrantes no anda sobrada la plantilla, tampoco en ocasiones de gol puede sentirse satisfecha. No vale contabilizar cualquier acercamiento a portería como una oportunidad, por más que siempre haya habido alguna fetén frustrada. Pero convertir en gol siempre las esporádicas que se tienen sólo está al alcance de Messi y tampoco. Falta mayor volumen de remate y en mejores condiciones, sobre todo en esta temporada, en que a diferencia de la pasada la aportación de la segunda línea se circunscribe a los solitarios tantos marcados por Canales y Joaquín. Muy poco para tanta calidad como hay ahí ¡ay!

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla