Rubi durante un entrenamiento del Betis en Montecastillo (Foto: Paco Martín)
Rubi durante un entrenamiento del Betis en Montecastillo (Foto: Paco Martín)

Betis: sin prisas, con pausas y sobrados de tiempo

Rubi sabe que el bloque actual le da solidez de sobra al edificio. Ni serán tantos los fichajes ni habrá conflicto de clases con los que están
Por  13:01 h.

Las bicicletas son para el verano y los fichajes, también. En invierno, ni las dos ruedas ni los refuerzos se utilizan tanto ni con tan buen resultado, generalmente. En eso anda el Real Betis ahora. Haciendo bici en el césped y en el gimnasio y asegurándose de que las contrataciones funcionen para que cuando llegue el periodo invernal no haya que acudir al mercado de segunda mano. Se buscaban portero, lateral y delantero y ya ayer caía el lateral, Alfonso Pedraza, cuya contratación ha respondido adecuadamente a las preguntas del cuánto y cómo de la tesorería bética. Los nombres ansiados están todos subrayados en verde. Toca tener paciencia. Correr no es que sea de cobardes, como decía el añorado Rogelio, pero el deprisa, deprisa, de los valientes rara vez tiene laurel esperando en la meta.

Me gustó la comparecencia de Rubi ayer ante los medios. Transmitiendo serenidad a la afición, derrochando confianza con generosidad en los gestores y valorando lo que tiene en sus manos en la actualidad. Todo es mejorable y en lograrlo están López Catalán y compañía, pero lo que hay es muy bueno. No tiene prisa porque, sabe que el bloque con el que cuenta le da solidez de sobra al edificio. Tiene tiempo suficiente una vez llegados los nuevos para integrarlos. Ni serán tantos ni habrá conflicto de clases con los que son y están. Pareja al sentido común del técnico, la afición no parece inquieta con los tiempos marcados por el club. Ni siquiera entre los que añoran a Serra o apoyan al poder. Y es que ni el balear tendría las prisas de la temporada pasada por firmar jugadores dado el nivel de la plantilla que dejó en herencia, ni hay razones objetivas por ahora para dudar de la capacidad del dúo Catalán/Alexis de potenciar ese plantel. Otra cosa es al coste que se consiga al final.

No ha ayudado a la ralentización de los fichajes el pelotazo con Pau López ni la archiconocida voluntad de Lo Celso de ser transferido. Los clubes en los que ha de pescar el Betis saben que habrá dinero de sobra en las arcas de al final de la Palmera y aprietan. Pero es cuestión de tiempo que aflojen.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla