Fabián celebra su gol con Sergio León en el derbi Sevilla-Betis
Fabián celebra su gol con Sergio León en el derbi Sevilla-Betis

El Betis ya lleva semanas jugando el derbi

Serra Ferrer Setién hacían, y desde hace semanas, con la regularidad y la constancia de una gota malaya, el plantel bético se ha ido liberando de apercibidos de suspensión.
Por  10:13 h.

Cuatro partidos para el final de la temporada, apenas 360 minutos para decirle de una vez por todas adiós a viernes y lunes ligueros, días proscritos la próxima temporada para un Real Betis al que la participación en Europa le permitirá disputar sus encuentros en las jornadas nobles. Y aunque pasado mañana hay enfrentamiento en el Benito Villamarín contra el Málaga, que nos llega en pleno duelo, desde hace días hay signos evidentes de que por Heliópolis se está viviendo ya el derbi del día 13 de mayo florido. Primero fue Ángel Haro, crecido por la imparable racha de los suyos, quien a mediados de abril confesaba estar deseando «la disputa del derbi desde que acabó el anterior» y anteayer mismo el mexicano Guardado se sinceraba al afirmar que una victoria sobre el eterno sería «la cereza del pastel». Verde, por supuesto. Pero mientras el presidente y Guardado hablaban, Lorenzo Serra y Quique Setién hacían, y desde hace semanas, con la regularidad y la constancia de una gota malaya, el plantel bético se ha ido liberando de apercibidos de suspensión.

Amat recibió la tarjeta que completaba el ciclo frente al Gerona, Javi García con la visita del Las Palmas, Bartra en el Wanda, Mandi y Junior, quién sabe el orden, en los dos próximos partidos. El 13M, que no es martes, todos embarcados para la gran batalla. Estas cosas que parecen tan normales, tan lógicas de planificar y de poner en práctica, antes o se pasaban o se trataban de solucionar a toda prisa y de mala manera. Ahora no: ahora se establece con tiempo la secuencia de bajas en función de los rivales y de las necesidades del grupo, como también se aceleran las gestiones para incorporar a jugadores que terminan contrato con sus clubes antes de que los tienten equipos con más posibles o se valora el esfuerzo de los canteranos con tiempo de sobra para que cuando se sepan en el firmamento no les dé por pedir la Luna. No sé si, como intuía Serra Ferrer, se está produciendo un cambio de ciclo en el fútbol sevillano, porque eso implica algo más que ganar la Liga particular o situarse por encima de la clasificación una temporada, pero en el Real Betis está claro. Y en verdad es ilusionante lo que promete.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla