William Carvalho disputa un balón en el Dudelange-Betis (Foto: Reuters)
William Carvalho disputa un balón en el Dudelange-Betis (Foto: Reuters)

El Betis, a por una liga a la milanesa en 2019

Las plazas de Champions las tiene sólo a cuatro puntos y no se ve a nadie por delante ni por detrás con más potencial que él para alcanzarlas
Por  9:10 h.

No juego demasiado en las redes sociales. Lo justo. Pero rara es la vez que intervengo con algún asunto relacionado con el Betis, casi siempre saliendo del banquillo y en los minutos finales, en que no tengo un marcador, híbrido entre la fortaleza de Sidnei y el buen toque de Mandi, haciéndome un estrecho seguimiento. No exento de dureza en ocasiones, por cierto, aunque admito que nunca necesitado de la tarjeta roja del bloqueo.

 

Hubiese sido decepcionante que mi zaguero en nómina no apareciese al cierre de la fase de grupo de la Liga Europea. Nada más saltar al campo, sentí su aliento en la nuca. Había subido un tuit en el que me congratulaba del éxito de los equipos sevillanos al pasar como primeros la fase de grupo y de hacer hincapié en que el Betis lo lograba siendo, junto al Arsenal, el equipo con más solidez zaguera de todos los participantes, al haber encajado tan sólo dos goles. No tardó en reprocharme que destacase la labor defensiva.

 
Es cierto que con Quique no se defiende con el concepto clásico de los culos pegados al área propia, sino con el control del partido a través de la posesión del balón, pero ha sido la poca permeabilidad atrás a los ataques rivales lo que le ha permitido rentabilizar sus goles a favor, siete, cuatro menos que el Olimpiacos y cinco que el Milán. Por cierto, que fue en el grandísimo partido contra los milanistas en San Siro —también en la cita casera ante el Dudelange, pero el rival era lo que era—donde el «control absoluto del juego» mereció todas las letras: se defendió de lujo y en ataque se estuvo formidable.

 
Tras dos jornadas ligueras sin encajar un gol (ocho en las tres anteriores, los mismos que marcados) afronta ahora el Betis los últimos partidos de 2018 con la certeza de que tiene en su mano decidir cuál va ser su liga en 2019. Las plazas de Champions las tiene sólo a 4 puntos y no se ve a nadie por delante ni por detrás con más potencial para alcanzarlas que los hombres de Setién, a poco que extrapole el rendimiento europeo al torneo doméstico, empezando por su solidez atrás.
Contra el Español, en fase depre tras un comienzo casi arrollador, tiene la primera prueba de fuego.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla