Fabian Ruiz posa para ABC de Sevilla (Juan José Úbeda)
Fabian Ruiz posa para ABC de Sevilla (Juan José Úbeda)

De Fabián depende el perfil del Betis 2019

Es comprensible que la afición quiera su continuidad, pero mantener a los buenos y firmar además a los mejores sólo está al alcance de Madrid y Barcelona
Por  11:03 h.

La ya consabida rumorología en las pretemporadas de los equipos, que comienzan el día después de haber terminado la competición, empieza a cobrar velocidad de vértigo con el estatus de Fabián, al que en Italia ya han presentado en portadas como nuevo jugador del Nápoles, no en balde su presidente, Aurelio de Laurentiis es un fiera de la ficción. Pero hasta que los napolitanos (¿qué ricos estaban, verdad, quinta de los 60?) no pongan los 30 kilos al final de la Palmera, todo es ensayo.
En el Betis no hay discrepancias en público: todo el mundo quiere que el de Los Palacios siga, con nueva cláusula, claro, pero no se niega la necesidad de firmar futbolistas que mejoren lo que hay para afrontar las tres competiciones de la próxima temporada. Y para eso hace falta dinero.
Mateo González, jefe de Deportes de esta casa, alertaba días atrás sobre la importancia de la semana próxima en la planificación de la campaña venidera por Serra Ferrer. Para la doble planificación, habría que decir, porque el balear tiene dos. Una, si Fabián acepta una oferta, nacional o extranjera, y se marcha; otra, si se decanta por la que le transmitirá el Betis de aumentar su ficha y su cláusula de rescisión.
Con él, la creación en la medular estaría garantizada, pero no habría tanto dinero para firmar lo que se necesita, más en calidad que en número. Con los millones que dejaría su traspaso, ninguno de esos condicionantes existiría y el nivel medio de la plantilla podría elevarse sustancialmente, algo que se considera fundamental ante la dureza del calendario que espera. Así lo han dejado entrever tanto Quique Setién como más recientemente Marcos Álvarez.
Es comprensible que la afición quiera seguir gozando de sus jugadores más queridos. Ocurre que mantener a los buenos y firmar además a los mejores sólo está al alcance de Madrid y Barcelona. Para el resto, con excepción acaso del Atlético, no hay forma de progresar más rápido que vender bien y comprar mejor. Valoren lo que es imprescindible firmar y decidan si es preferible incorporar tres o cuatro jugadores de jerarquía para fortalecer los puntos menos sólidos o seguir disfrutando del que va camino de fuera de serie.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla