Fekir golpea el balón durante un entrenamiento
Fekir golpea el balón durante un entrenamiento

Fekir versus Lo Celso: el francés gana a los puntos

Su peso en el equipo, su regularidad y su eficacia, por encima de las prestaciones del rosarino, invitan a hacer de él el eje del Betis futuro
Por  9:15 h.

Giovanni Lo Celso jugó el otro día un minuto con el Tottenham. Miento, uno del tiempo reglamentario más los correspondientes al descuento. Su sucesor en el Betis, Nabil Fekir, lo hizo 84 minutos, marcó un gol y provocó el penalti que facilitó al Real Betis ponerse por delante del marcador en Mallorca. Dos grandísimos futbolistas con un denominador común, su pertenencia al club verdiblanco, y una situación actual bien diferente: uno, el argentino, apenas cuenta en el club londinense (poco con Pochettino, su mentor; menos con Mourinho, recién llegado) y el otro, el franco argelino, es el alma de su equipo. No sólo eso, sino también el flotador al que se ha agarrado Rubi cuando el agua de los malos resultados amenazaba con llegar a su boca.

El partido del 8 en San Moix fue fantástico. Su protagonismo en los goles no dejan de ser los adornos a una contribución inestimable en el desempeño colectivo del equipo durante la casi hora y media que estuvo sobre el campo. Hubo quien mostró sus dudas sobre su estado físico al llegar fundido al final de la contienda, pero habría que comprobar el estado de cualquiera de los considerados atletas puros de haber hecho su labor.

Fekir, cuya posición ideal está arriba, se pasó el partido bajando a la medular para ayudar en la salida del balón y pisando el área en busca del gol. Llevándolo cosido a la bota (es de largo el jugador de LaLiga que más faltas recibe y el mejor regateador) y luego metiendo esta lo justo más allá de la cal para cobrarse un penalti o percutiendo con ella la pelota fuerte y colocada para superar al guardameta rival.

Desconozco si entre las opciones que se le presentan a la comisión deportiva bética en el supuesto de vuelta de Lo Celso estaría quedarse con él o no, pero en la hipótesis de que por motivos deportivos o económicos hubiera de decidirse entre el argentino o el francés, me parece que decantarse por este último sería la decisión correcta. Su peso en el equipo, su regularidad y por ahora su eficacia, por encima de las prestaciones del internacional rosarino, invitan a hacer de él el eje del Betis futuro.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla