El árbitro Alejandro José Hernández Hernández
El árbitro Alejandro José Hernández Hernández

Feliz cumpleaños en Heliópolis, señor Hernández

El lanzaroteño va a soplar el silbato en vez de velas en el derbi sevillano. Que sea un chico excelente y que arbitre muchos más
Por  9:48 h.

Cuando uno se sube a un avión espera que al frente del mismo haya un comandante experto, con muchas horas de vuelo y capacidad para resolver los problemas que se le planteen. Y, cómo no, que el “pájaro” cuente con todos los adelantos técnicos que minimicen los riesgos y ayuden al piloto a consumar una travesía feliz. Alejandro Hernández Hernández, lanzaroteño de Arrecife, aún treintañero, árbitro del derbi del próximo domingo, luce en sus galones las cuatro barras que lo acreditan como un tipo capaz de pilotar cualquier cosa que vuele sobre el césped, aunque sea tan supersónica como el derbi sevillano. Más de 25.830 minutos de arbitraje, desde que subió a Segunda división hace 12 años, lo avalan.

Y, además, contará con la técnica a su favor. Esta temporada, a diferencia de la pasada en el Sánchez-Pizjuán, dispondrá en el Benito Villamarín de la última versión del VAR, esa que deja a su criterio las decisiones solemnes (ahora, los ayudantes sólo alertan, no deciden más allá de los fueras de juego), la que simplifica la interpretación de las manos para señalar penaltis o anular goles, la que chiva las agresiones al señor Aquiles (¡cuidado con las últimas actitudes laxas con ellas!) o las conductas antideportivas.

Vaya, que terminaremos añorando las polémicas de antaño, cuando cualquier error arbitral nos regalaba semanas enteras de encendidos debates. Cómo no acordarse de Del Cerro allanando un empate bético en el 2013 tras una expulsión y un penalti desafortunados al Sevilla; o del mismo Del Cerro, hurtándole ese empate al Betis al conceder en 2017 un gol a los nervionenses tras clamoroso fuera de juego de Nzonzi; o de Estrada Fernández, anulando en el 2016 un tanto a Álex Alegría tras inventarse un orsay de Rubén Castro; o de Gil Manzano la temporada pasada, al que Competición corrigió su interpretación del lance entre Pau López y Roque Mesa que acabó con el sevillista expulsado. Ninguna de esas jugadas, de no mediar dolo, pasaría hoy por el detector del actual VAR sin hacer saltar las alarmas. Hernández Hernández cumple 37 años este domingo. En vez de velas, soplará el silbato. Que sea un chico excelente y que arbitre muchos derbis más.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla