Tello y Joaquín pugnan con Fetfatzidis en el Olympiacos-Betis
Tello y Joaquín pugnan con Fetfatzidis en el Olympiacos-Betis

El gol no preocupa, el camino hacia él sí debería

La sequía de los hombres más adelantados no sería tan importante si el aporte goleador del resto se mantuviera en los niveles de la pasada temporada
Por  10:14 h.

Quique Setién ha venido repitiendo a lo largo de la semana que la falta de gol no le preocupa. «El acierto llegará», dice. No fue en El Pireo, donde el equipo volvió a dejar la puerta a cero. La rival y la suya, una constante la inviolabilidad propia esta temporada desde que el Levante asaltó el Villamarín cuando aún llevábamos chanclas. Recordaban algunos estos días que la pasada campaña, transcurridas cuatro jornadas ligueras, el Betis exhibía en la clasificación cuatro tantos más que el solitario conseguido en esta. Con menos datos hacen algunos una tesis en estos tiempos. De esas truculentas que callan más de lo que dicen. Por ejemplo, que con aquellos números tan rollizos a favor, el equipo sólo tenía un punto más en la tabla, seis. Por cinco hoy. Por siete tantos en contra entonces, tres ahora.

Aquel agujero sí preocupaba a Serra Ferrer.La sequía de los hombres más adelantados, en especial de un Loren que ha sido el más utilizado, no sería tan importante si el aporte goleador de la segunda línea, media y defensa se mantuviera en los niveles de la pasada temporada, cuando el Betis se aprovisionó con las dianas de nada menos que de 14 jugadores, excluidos los delanteros centros. Durante la pretemporada pareció que los registros de antaño podrían repetirse, pero lo cierto es que el único que ha visto puerta ha sido Joaquín y saliendo desde el banquillo. Sería contraproducente, de cualquier manera, considerar la falta de gol como fruto simple de una mala racha. Porque hay otros motivos.

Frente al Olympiacos, por ejemplo, se notó desfavorablemente el ansia de Sergio León por recuperar la confianza de Setién (no pasó a Loren, que hubiera disparado prácticamente a puerta vacía, en la ocasión más clara) o la obnubilación de Loren, deseoso de justificar su bien ganada titularidad. También notaron ambos la escasa aportación de balones filtrados por los centrocampistas en el entorno del área rival o la poca profundidad de las bandas, otrora importantes suministradoras de materia prima para el remate. Vaya, que lo mismo no hay que preocuparse tanto por el gol, como por desbrozar bien los caminos, incluidos los de las mentes, que llevan a él.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla