Serra Ferrer, a su llegada a la Junta General Ordinaria de Accionistas del Betis celebrada este jueves en el Palacio Municipal de Deportes de San Pablo (Foto: Jesús Spínola)
Serra Ferrer, a su llegada a la Junta General Ordinaria de Accionistas del Betis celebrada este jueves en el Palacio Municipal de Deportes de San Pablo (Foto: Jesús Spínola)

Hilo a la cometa verdiblanca, también con el dinero

Debidamente conjugadas en pasado, presente y futuro, las cifras que se manejan dibujan un excelente panorama, con notable margen de mejora
Por  10:02 h.

Terminaron los jugadores de darles patadas al balón y empezaron en los despachos a sacarle punta a los lápices para echar números y conseguir que en la próxima temporada los que den las patadas sean mejores que los anteriores. Los últimos días, mientras Serra va componiendo el puzzle de la 18-19, han sido de zafarrancho en la parcela económica verdiblanca. Al rebufo de la buena campaña del equipo llegan los billetes como cometas y desde el poder se les da hilo, como aconsejaba para las cosas venturosas Manuel Fernández de Córdoba, Ramírez nada más cruzar las fronteras deportivas.

Se le han juntado al Betis en estas fechas las buenas nuevas sobre el traspaso de Pezzella a la Fiore, el concurso de acreedores, las previsiones de ingresos por abonos y taquillas y los dineros que recibirá por su participación en Europa. Debidamente conjugadas en pasado, presente y futuro, las cifras que se manejan dibujan un excelente panorama, con notable margen de mejora, además. El adiós de Pezella va a permitir un acortamiento de los plazos para finiquitar el concurso de acreedores, que el año próximo por estas fechas debe estar con la deuda a 0. Es cierto que sólo había que seguir los pasos marcados por los administradores concursales, pero el estricto cumplimiento del protocolo y, desde la llegada de Ángel Haro a la presidencia, el acelerón para levantar antes la losa, han conseguido que la pesadilla dure menos.

La UEFA dio otra alegría al comunicar que casi 3 millones de euros mínimo percibirá el Betis por su participación en la fase de grupos de la Europe League. Un fijo que debe ser sólo un porcentaje mínimo a cobrar si, como todos esperan, se cruzan los límites más allá de los octavos de final. A esos ingresos hay que añadir los 17 millones de euros en abonos y taquillajes, alto listón por alcanzar. Es en este último concepto donde ha surgido una situación harto desagradable. El club no ha tenido sensibilidad para con los abonados afectados por el nuevo espacio Premium en el Gol Norte, obligados a abandonar sus asientos. Se debió contactar con ellos, explicarles las necesidades del club y, a modo de compensación, ofertarles las mejores plazas posibles. Están indignados, con razón.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla