Borja Iglesias celebra con Loren uno de sus goles de esta temporada en el Betis (Foto: LaLiga).
Borja Iglesias celebra con Loren uno de sus goles de esta temporada en el Betis (Foto: LaLiga).

Loren, arma sin igual del sistema inmunitario bético

El marbellí se está convirtiendo en el sosias de un mito del club, Rubén Castro, quien con sus goles mantuvo tantas temporadas con pulso a su equipo
Por  10:00 h.

Cuando se produce una herida, la sangre acude con sus ejércitos a enfrentarse al enemigo. Especial importancia tienen en su saneamiento los glóbulos blancos (en el caso de los béticos, verdiblancos, como bien admite la Real Academia Sevillana de Medicina Balompedística), encargados de engullir microorganismos, bacterias, gérmenes, virus y demás bichitos que de parasitarse agravarían considerablemente nuestro estado. El Betis de Rubi tiene muchas heridas abiertas y no pocas amenazas de infección, pero su sistema inmunitario cuenta con un arma excepcional, única en la Liga: se llama Loren y, sin apenas ayuda, está manteniendo al enfermo con las constantes vitales estables. El delantero bético, que todas las temporadas está «a punto» de salir, pero que al final no solo no se va, sino que se convierte en fundamental para el grupo, es el único futbolista de Primera en la actualidad que suma más del cincuenta por ciento de los goles de su equipo. Ocho de 15 lleva. Más que Fekir, Emerson, Joaquín, Iglesias, juntos. Muchos más, porcentualmente, que el líder de los artilleros, el francés Benzema, o que un Messi con el que comparte peldaño en la escalera goleadora. El marbellí, cuya eficacia no se resiente en función de los intendentes que tenga, se está convirtiendo en el sosias de un mito ya de la historia verdiblanca contemporánea, el canario Rubén Castro, el hombre que en solitario o en compañía de Adán, hoy viendo pasar la vida desde el banquillo del Atlético, mantuvo tantas temporadas con pulso a un equipo heliopolitano que se desangraba en la clasificación.

Llamado a ser sombra de Borja Iglesias, el mayor desembolso de la historia bética tras Denilson, Loren ha terminado por mandar a la suplencia al prometedor delantero procedente del Español, incapaz de seguir los pasos de su compañero. Unos pasos que deberían acercar a Loren a la selección de Robert Moreno, tan necesitada de gol frente a rivales de nivel. Si Gerard, colega de rellano en los Pichichi, ya es un habitual del grupo, y otros con mucho menos acierto como Olmo también son convocados, sólo debería ser cuestión de tiempo que veamos a Lorenzo Morón estrenando internacionalidad. A por ella.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla