Pau López en su debut con España
Pau López en su debut con España

Los poderes de ‘Superlópez’, al servicio de España

Del triunvirato que manda en la meta de la selección, Pau es el más joven y, por su envergadura y cualidades, el que más futuro tiene
Por  11:11 h.

Hablar de Pau en España lleva al interlocutor a pensar de inmediato en el mayor de los Gasol, el baloncestista español de más renombre, que a los 38 años sigue dando guerra en la NBA. El pivot logró en su día que su nombre desbancara a quien hasta entonces había sido el “único” Pau en España, Casals de apellido, violonchelista universal, por más que el músico hubiera fallecido en 1973, siete años antes de nacer el mejor jugador de basket de nuestra historia. Ahora, ya tenemos otro Pau de lo más internacional, apellidado López, lo que lo hace más cercano pese a su origen gerundense, portero del Real Betis, que aporta junto a su compañero Bartra la cuota “sevillana” que tradicionalmente ha tenido la selección española.

Vino Pau a Sevilla a hacer olvidar a Adán, el hombre que junto a Rubén Castro se convirtió en uno de los pilares del Betis a. de C. (antes de Catalán para no sembrar confusión), y no era tarea fácil porque el madrileño, aún con sus fallos -la última polémica de Setién nos hizo recordar cuando el meta dijo “si no tuviera errores, no estaría en el Betis”, palabras que tuvieron menos trascendencia que las dadas a las del cántabro- era una garantía en las entonces bien frágiles defensas verdiblancas.

Nadie recuerda ya a Adán, hoy ganando dinero y perdiendo prestigio como suplente en el Atlético de Madrid. El catalán se ha convertido en una de las piezas claves del equipo de Quique Setién y se habla de él no por aquel enfrentamiento suyo con Luis Suárez tras un durísimo Barcelona-Español o por el “encuentro” con Roque Mesa que acabó con el sevillista expulsado, sino por sus completas actuaciones entre palos que le han llevado, varias convocatorias de Luis Enrique más tarde, a debutar con la selección frente a Bosnia.

El Betis tiene portero para rato con él. Del triunvirato que manda en la meta de la selección, el bético es el más joven, y acaso, por su envergadura y cualidades, el que más opciones atesora para a corto plazo convertirse en el titular de la meta española. Los poderes de “Superlópez” ya están al servicio de España. Disfrútenlo también al final de la Palmera.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla