entrenamiento-betis-uefa

Música, maestro, que todos se saben la partitura

Al final de la Palmera será hoy espacio Schengen futbolístico con el estreno europeo del Betis en su casa
Por  10:25 h.

Al final de la Palmera será hoy espacio Schengen futbolístico con el estreno europeo del Real Betis en su casa, que para el debut ya se dio un pireo por Grecia. Tantas expectativas están despertando los de Quique Setién que la afición bética va a tener que hacer un curso acelerado de matemáticas puras para poder analizar con propiedad los números de su equipo. Quinto clasificado liguero, esa posesión del 82% por ciento ante el Leganés, las cinco jornadas ligueras sin encajar un gol, el mayor valor del tanto marcado en el continente europeo e incluso las visualizaciones en youtube, donde se ha convertido en un influencer que amenaza con llenar el continente de camisetas verdiblancas. Cada cual que escoja la estadística que más le satisfaga.

Los goles que ahorra la eficiencia de los centrales y el buen papel de Pau y Joel, los contados tantos a favor que Loren, Joaquín, Bartra y Canales multiplicaron como panes y puntos hasta hacer de ellos las dianas más rentables de las ligas europeas, la borrachera de pases con que el equipo se asegura poder hacer daño y evitar sufrirlo, la descomunal y fiel asistencia al Villamarín o el seguimiento que en muchos países europeos se hace de sus avatares. Yo me quedo con algo que Quique Setién dijo el otro día y que pasó casi desapercibido: «hemos jugado con siete futbolistas distintos respecto al último partido y no se ha notado». Canales, Bartra, Mandi y Boudebouz fueron los únicos que repitieron paseíllo inicial entre el 27 y el 30 de septiembre. Si en Gerona la superioridad verdiblanca fue notable, ante los madrileños adquirió tintes absolutos.

Dieciocho futbolistas enchufados, sabiéndose necesarios y ocupados en no defraudar, conocedores a fondo de la partitura, comprometidos con el técnico, solidarios en el esfuerzo. Otra cosa es que la música suene igual, que en algunos casos sea muy mejorable el viento y la cuerda y que algún solista de la percusión desafine bastante. Defectos subsanables para afrontar una temporada de lo más exigente que necesita el concurso de todos. Un «pero»: hay que mejorar en los caminos hacia la definición porque no siempre será posible el milagro de Caná.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla