El gesto de Fekir a Sánchez Martínez y la foto que publicó el francés con el ojo hinchado tras el Betis-Barcelona.
El gesto de Fekir a Sánchez Martínez y la foto que publicó el francés con el ojo hinchado tras el Betis-Barcelona.

Punto 5º del VAR: «Decidimos lo que nos dé la gana»

Cordero Vega dejó en evidencia a su jefe Velasco Carballo, quien se ha pasado la temporada recordando la norma y reprochando que se dude de los árbitros
Por  9:13 h.

Decíamos la pasada semana, no al modo de Fray Luis de León sino al que obliga el gremio arbitral de nuestro fútbol, que un señor murciano apellidado Sánchez Martínez había abierto la veda de la persecución, con acoso y derribo, a un jugador, cuando tras amonestar a Nabil Fekir lo siguió para expulsarlo a sabiendas de que mostraría su disconformidad.

El gesto, que definíamos como el clásico «venga ya», había sido común contemplarlo en la mayoría de los jugadores en las 23 jornadas anteriores (no digamos en temporadas atrás) e incluso pudo verse en ese mismo encuentro. Este fin de semana, para mayor escarnio, lo hemos podido observar, sin ser sancionado, en brazos tan ilustres como los de Messi. Prevaricó el hombre con su incoherencia y espuria vara de medir los menosprecios.

Esta jornada ha sido el Sevilla el perjudicado por el exabrupto arbitral. Ya conocen la jugada: falta de Sergio Gómez a un delantero del Español al borde del área que Cordero Vega no ve, González González desde el VAR que le advierte de la infracción y de la posibilidad de que sea constitutiva de roja por ser el último hombre y en ocasión manifiesta de gol y el colegiado principal que, tras revisar la jugada en el monitor, señala falta y muestra tarjeta amarilla al defensa sevillista, en una decisión contraria a todo lo que se ha venido advirtiendo desde el Comité de Árbitros sobre los supuestos en que interviene el VAR: goles, penaltis claros, rojas directas y confusión del protagonista de una acción dolosa. Cordero dejó en evidencia a su jefe Velasco Carballo, quien se ha pasado toda la temporada recordando la norma y reprochando que se dude de la honestidad del estamento arbitral.

Tanto la torticera expulsión de Fekir como el gratuito retorcimiento de la norma por parte de Cordero Vega y González González -¡vaya cruz que tiene el Sevilla con este personaje!- añaden nuevos baldones a un arbitraje que cada temporada tiene mejores herramientas para minimizar los errores, pero que no consigue desprenderse del punto 5º de todos los artículos del reglamento: «El árbitro decidirá lo que le dé la mismísima gana».

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla