Sanabria y Narváez, en un entrenamiento del Betis (Raúl Doblado)
Sanabria y Narváez, en un entrenamiento del Betis (Raúl Doblado)

Sanabria preocupa y Serra, en silencio, se ocupa

El paraguayo es el 9 ideal, pero sus frecuentes lesiones lo convierten en un problema sobre el que reflexionar, en una temporada muy complicada
Por  9:11 h.

Se adelantó tanto Lorenzo Serra en procurarle muy buenas noticias al Real Betis en forma de fichajes, que cuando casi todos los equipos andan esperando que se den las condiciones idóneas para realizar los suyos, los verdiblancos andan sólo pendientes del remate de la faena del vicepresidente y director deportivo, y Quique Setién puede seguir con el rodaje del grueso del plantel, tras incorporarse los mundialistas a los entrenamientos del grupo. No tiene prisa Serra y al igual que hizo con William Carvalho, maneja y publicita sus gestiones no ya con cautela, que se le presupone a cualquier ejecutivo en el mundo del fútbol, sino también con la socarronería necesaria para facilitar homeopáticamente información y evitar de esa manera la presión de los medios. Si días atrás expresaba su interés por el interista Joao Mario, pieza de difícil caza con la que estaría tapando otras gestiones, anteayer se manifestaba en torno a Martín Montoya, el lateral valencianista, del que decía no avanzar en la operación. Una yenka esta, porque al dinero arriba y abajo de la negociación se suma algún movimiento lateral derivado de supuestas ofertas por el futbolista desde Italia. Me barrunto que acabará siendo bético. Y mientras no tiene inconveniente en hablar de ellos, calla en torno al delantero dentro, demarcación en teoría sin necesidad de cambios. No me creo que Serra no esté rastrillando el mercado en busca de un ariete a la vista de la situación de Antonio Sanabria. La rodilla de cristal del paraguayo preocupa de puertas adentro, aunque el mensaje que se exteriorice es que sólo hay que ir con prudencia con él después de pasar reconocimiento en Barcelona. Al cien por cien, algo casi desconocido desde su llegada al Betis, Sanabria es el 9 ideal, pero sus frecuentes lesiones lo convierten en un problema sobre el que reflexionar, en una temporada de por sí muy complicada. Es cierto que ahí están Loren y Sergio León, y en menor medida Alex Alegría, y que la pasada temporada fueron muchos los que contribuyeron al gol sin ser delanteros, pero un killer arriba sería la guinda a un proyecto de lo más ilusionante.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla