Entrenamiento del Real Betis previo al encuentro ante el Getafe. Foto: J. J. Úbeda
Entrenamiento del Real Betis previo al encuentro ante el Getafe. Foto: J. J. Úbeda

Que todos se sientan necesarios con 112 años

Una de las incógnitas a desvelar mañana es si en Rubi hay intención de aunar el buen momento de Loren y las grandes expectativas que despierta Iglesias
Por  9:11 h.

La victoria sobre el Leganés en agosto ha permitido que el parón liguero de septiembre se haya vivido al final de la Palmera con pocas tensiones y mucha ilusión: el equipo está en el camino de los triunfos y los nervios lucen atemperados. Y el club, además, tiene un año más de experiencia, que para eso esta semana resonó en el Villamarín y en los corazones de todos los béticos del universo el cumpleaños feliz. El 112 no fue el teléfono de emergencias al que de manera figurada se acudía antaño, sino los dígitos centenarios con que celebrar el hogaño y esperanzarse con el “fugaño”.

El futuro pasa según Rubi por tener a todo el mundo enchufado y contento. No jugar competición continental esta temporada y tardar aún el inicio de las eliminatorias de la Copa del Rey hacen menos obligadas ahora las rotaciones (si acaso para  los tres partidos en una semana de finales de septiembre), pero el catalán quiere a los menos habituales sintiéndose necesarios y eso pasa por darle oportunidades a la mayor parte del plantel. Se anuncian cambios para el choque de mañana contra el Getafe de Bordalás, al que tiene de lo más estudiado y seguido como lo demostró ayer al hacer un somero retrato táctico y estadístico de él. Los detalles los guardó el bético para mañana en el césped, que tampoco era cuestión de poner en sobreaviso al colega.

Una de las incógnitas a desvelar en el choque contra los getafeños será si en Rubi hay intención de aunar, sobre todo en los partidos de casa, el buen momento de Loren y las grandes expectativas que despierta Borja Iglesias. El canterano está callando bocas y el compostelano ansía abrirlas de asombro. Duplicar las posibilidades de gol con ambos sobre el verde es una forma como otra cualquiera de contrarrestar las dudas que ofrece el sistema defensivo del equipo.

Si arriba se acogota al rival, este saldrá menos y, en cualquier caso, si resultara eficaz arriba, más posibilidades habrá con los dos arietes en el campo de superar sus guarismos. El equipo ha trabajado a fondo durante el parón los movimientos de contención para tratar de revertir la mala racha de goles encajados. Toca ahora mostrar los avances.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes en ABC de Sevilla