Loren, Joaquín, Bartra, Guardado, Tello y William Carvalho, en el Barcelona-Betis (Reuters)
Loren, Joaquín, Bartra, Guardado, Tello y William Carvalho, en el Barcelona-Betis (Reuters)

Betis: banquillo, jugadores y palco

Todos los que tienen que rectificar y mejorar ya han demostrado estar capacitados para ello
Por  10:53 h.

El Betis está ante una ocasión de oro para hacer historia. LaLiga, por mucho que se venda que cada día es mejor, en esta temporada se ha igualado a la baja. Y eso ha provocado que los grandes, que suelen ser intocables, no estén tan finos como de costumbre, de modo que algunos que no estaban en las quinielas están luchando por cosas que, en teoría, no les tocaba. Y el cuadro verdiblanco podría ser uno de esos si no cayera en las desconexiones que está teniendo hasta la fecha.

Porque el objetivo de los de Heliópolis es volver a entrar en Europa. Es decir, con conseguir la sexta plaza les valdría. Pero si al crecimiento en lo deportivo le unimos los traspiés de algunos de los conjuntos fijos que siempre están arriba -y, además, de forma intratable-, mirar hacia la Liga de Campeones no parece una quimera. Sí, sigue siendo un sueño porque todo el mundo da por hecho que el Real Madrid tirará hacia arriba más pronto que tarde, que Sevilla y Atlético de Madrid están al acecho del Barcelona e, incluso, que el Valencia puede despertar algún día, pero ello no es excusa para que este equipo, que ha mejorado mucho en todas sus áreas, tire por la borda una lucha que podría ser de lo más ilusionante.

El partido perpetrado por el Betis en Huesca es inadmisible. Y señala a todas las esferas. A los jugadores, por supuesto, por una falta de actitud impropia de unos profesionales. Al banquillo, con Setién como máximo exponente, por empeñarse en algunas cosas (la titularidad de Francis, la suplencia de Lo Celso tras parón, la poca verticalidad…) que se ven día sí y día también que no funcionan.

Y al palco/dirección deportiva, porque es cierto que han mejorado la plantilla una barbaridad en año y medio pero necesitan dar un paso más para reforzar zonas en las que es evidente que no se ha acertado, siendo la delantera el ejemplo más claro de ello. Lo positivo de todo esto, dentro del enfado monumental con el que se acostaron los béticos en la noche de Reyes, es que todos los que tienen que rectificar y mejorar ya han demostrado estar capacitados para ello. Los futbolistas, cuando están al cien por cien, son fiables. Como Setién, que no vale mirar hacia él sólo cuando se equivoca. Y Serra es el estandarte de este nuevo Betis.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román
RT @AFDLP: Así explica el Betis las ventajas de jugar antes de las vacaciones la gira por Estados Unidos https://t.co/Ys8VGIx4UK vía @RTVBe - 2 días ago