Manuel Ruiz de Lopera (foto: J. J. Úbeda)
Manuel Ruiz de Lopera (foto: J. J. Úbeda)

La inocencia de Lopera

El exmandatario sí le hizo daño al Betis. Y no sólo por el concurso de acreedores y la decisión del juez de lo Mercantil, sino por cómo tenía al club cuando salió de él a la desesperada
Por  11:39 h.

Manuel Ruiz de Lopera es inocente. No hay más que hablar. Lo dice un juez y nadie puede discutirlo, le guste más o menos a cada uno. Hubiera pruebas que indicaran lo contrario o no. Habrá cosas que se entiendan más o menos, como el hecho de que él mismo se declarara culpable durante el juicio y quede absuelto, pero la única realidad es que la Justicia ha hablado y ya no hay discusión posible. Han sido diez años en los que, por diferentes motivos, al de El Fontanal se le ha visto más culpable que inocente, de modo que es justo, nunca mejor dicho, que todo el mundo haga autocrítica y rectifique, si debe hacerlo. Eso sí, Lopera no es ningún santo, como ahora se pretende hacer ver después de esta sentencia.

Que en esta causa, por lo Penal, haya sido absuelto, no significa que en otras no haya sido declarado culpable. En otras palabras, el exmandatario sí le hizo daño al Betis. Y no lo digo sólo por el concurso de acreedores y la decisión del juez de lo Mercantil, sino por cómo tenía al club cuando salió de él a la desesperada. Su salida se produjo tarde, demasiado. Llegó cuando el Betis estaba en Segunda división y con una deuda astronómica, de modo que ahora tampoco hay que obviar todo eso al salir la sentencia del juicio en el que se le acusaba del delito de apropiación indebida y administración desleal, el cual da para bastantes lecturas.

La primera, que Luis Oliver es el gran triunfador. El navarro, condenado por otras causas, perjudicó gravemente al Betis durante los pocos meses en los que estuvo en el club y ahora, una vez que ha quedado absuelto por esta vía, se marcha con un dineral tras no haberse sabido nunca si las acciones fueron realmente suyas en algún momento, ya que, encima, nunca las pagó. Luego está el caso del propio Lopera. Limpia bastante su nombre, está claro, pero realmente no se puede hablar de que haya salido ganando. Consciente de que no había hecho las cosas bien, accedió a firmar el pacto extrajudicial y vendió su gran porcentaje por una cifra muy baja para lo que se mueve en el fútbol. Sí ganan los que están en el club y los que promovieron el pacto. Precisamente por lo contrario que Lopera, por haber vendido las acciones a un precio bajo. Y el gran perdedor es Béticos por el Villamarín, grupo que inició todo este asunto y que ahora deberá pagar parte de las costas.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Vaya golazo del Atlético. Gran jugada desde atrás. Muy 'anti' Simeone... - 11 horas ago