Messi agradece los aplausos en el Betis-Barcelona (EFE)
Messi agradece los aplausos en el Betis-Barcelona (EFE)

Los aplausos a Messi y los problemas del Betis

La única obsesión del club verdiblanco debe ser entrar en Europa
Por  16:52 h.

Todos los focos se los lleva Messi, y con razón, pero el Betis, el bético, debe ir más allá. Está claro que poco se puede hacer cuando el argentino decide ir en modo extraterrestre, si acaso ponerse en pie y aplaudirle como ocurrió ayer, pero la derrota ante el Barcelona deja a los verdiblancos con Europa más lejos. Hay que empezar por no dar como hecho que la séptima plaza se traducirá en un billete continental, porque para ello debe mejorar el Valencia, así que, de momento, hay que mirar a la sexta posición. Y esa está desde anoche a cuatro puntos. Toca apretar en los diez últimos partidos o aparecerán los problemas en Heliópolis.

Vayamos por partes y comencemos por lo que ha copado portadas y titulares: la ovación a Messi. Según ese “beticómetro” tan habitual ya en torno al Benito Villamarín, los aficionados se equivocaron. No está bien aplaudir al rival, ni siquiera cuando realiza una exhibición como la que dio ayer el argentino. Yo, partiendo de la base de que respeto tanto al que se puso en pie como al que se fue a su casa, igual que al que decidió cantar contra Setién como al que no lo hizo, doy mi opinión: me parece bien reconocer públicamente y de forma espontánea su buen hacer al mejor jugador de la historia. No creo que el seguidor que ayer le aplaudió e, incluso coreó su nombre, sea menos bético que el que no lo hizo, partiendo de la base de que doy por hecho que ambos hubieran preferido que el triplete lo hubiera hecho Jesé.

Pero, como digo, me preocupa bastante más la dinámica del Betis en este 2019. No entro ya en la decepción de la Copa del Rey ni en el fracaso de la Europa League. Ni siquiera en el eterno debate sobre Quique Setién. Ya habrá tiempo para hacer balances en el futuro, cuando acabe la temporada. Porque la única obsesión del club verdiblanco debe ser entrar en Europa. Como una obligación. Y lo cierto es que las sensaciones no son para ser optimistas.

El Betis, por la inversión que ha hecho en las dos últimas campañas y por el caché de los jugadores que ha adquirido, está obligado a volver a jugar en Europa. No tanto porque era el objetivo, que también, sino por lo que supondría para la entidad el no lograrlo. Y es que, si eso ocurriera, hay que ser conscientes de que el plantel variaría, y mucho, de cara al futuro. Ni habría dinero para mantener a esos jugadores que han supuesto el salto de calidad ni éstos querrían quedarse, en su mayoría, un año entero jugando sólo LaLiga. Por ello, y dejando claro que el Betis tiene potencial para estar más arriba de lo que está, Setién debe cambiar algo. Si hasta Valverde lo hace cuando se enfrenta a un equipo como el verdiblanco a pesar de contar con el mejor jugador del mundo, cómo no va a poder hacerlo el cuadro bético viendo que las cosas no están funcionando desde hace varios meses. La reacción no se puede demorar más.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla
Ramón Román
DON @RafaelNadal. Siempre. #VamosRafa #VamosEspaña - 2 días ago