Simeone renovó en febrero hasta 2022
Simeone renovó en febrero hasta 2022 - Ignacio Gil

AtléticoUn verano crucial para acertar con los fichajes

Hace un año se disparó la ilusión con el anuncio de las renovaciones de Griezmann y Lucas y el fichaje de Lemar; ahora la salida de futbolistas importantes obliga al club a reinventarse

MadridActualizado:

Hace un año se puso la primera piedra del que ha sido uno de los proyectos rojiblancos más ilusionantes de los últimos años. Un viaje de Miguel Ángel Gil Marín y Andrea Berta a la ciudad rusa de Istra, donde se concentraba la selección francesa para el Mundial, fue el pistoletazo de salida. En la previa del torneo se hicieron una fotografía con Griezmann y Lucas, recién renovados, y con Lemar, flamante nuevo fichaje. Era el punto de partida de un ambicioso verano en el que se soñaba con cerrar la temporada en el Metropolitano con la final de Champions. Un año después de aquello, el Atlético encara un mercado muy distinto al de entonces.

En las reuniones que se han ido produciendo durante el curso, la dirección deportiva -Gil Marín, Andrea Berta y Simeone- adivinaba un verano complicado. A la salida de futbolistas claves como Godín, Juanfran o Filipe -este último aún por confirmar- se ha sumado la marcha de dos activos importantes: Lucas y Griezmann. El Atlético, por tanto, trabaja ahora en una reforma crucial del proyecto de Simeone. El objetivo es volver a armar una plantilla competitiva y para ello se necesitan nuevos nombres que vengan para ser titulares. No hay margen de error; del acierto de los fichajes dependerá más que nunca el éxito deportivo.

Una nueva defensa

Se empieza desde atrás. El Atlético afronta una renovación en la zaga, una parcela en la que Filipe, Godín y Juanfran han sido los pilares desde la llegada de Simeone. El fichaje de Felipe, del Oporto, ha sido el primero en cerrarse. Un central experimentado que viene a cubrir la baja de Godín. Su llegada puede venir acompañada de hasta cuatro refuerzos más: dos laterales izquierdos, otro central y un lateral derecho. Volver a pelear por ser el equipo menos goleado de la Liga es una prioridad. La defensa, como es sabido, ha sido la base del éxito del proyecto.

Más adelante, en el centro del campo, también se prevén movimientos. Otro de los que parece que vestirá de rojiblanco es Héctor Herrera, que viene del Oporto para añadir músculo a la medular. El club está atento a Rodri, quien tiene ofertas importantes y aún no ha tomado una decisión, y Thomas, cuyo padre dejó entrever su deseo de jugar en la Premier. Ambos han contado con muchos minutos esta temporada y su salida también sería difícil de cubrir. La dirección deportiva se mueve en busca de posibles recambios. No se descarta ningún escenario.

El debate estrella

Pero si hay un foco de atención por encima del resto es el vacío dejado por Griezmann. El Atlético debe buscar un sustituto a su estrella, tarea nada fácil si tenemos en cuenta el peso que tenía el francés dentro del equipo. Entre todos los nombres que aparecen, Dybala es el que más se le asemeja. Su fichaje, en cambio, no parece sencillo, pues otros clubes como el Bayern o el United también están atentos a su situación. Otro nombre es el de Joao Félix, del Benfica, club que se remite a su cláusula -120 'kilos'-, una cifra a priori inalcanzable por un futbolista tan joven.

Los tiros, por tanto, podrían ir por otro lado, tal y como adelantó Simeone en una de sus últimas ruedas de prensa: «Buscaremos futbolistas que tengan la ilusión de venir a jugar con un club importante como el Atlético. Es muy difícil apostar por un crack hecho; no lo vamos a buscar. Buscaremos un jugador como Griezmann cuando vino de la Real Sociedad, como Rodrigo cuando llegó del Villarreal, u Oblak del Benfica... Nosotros somos eso y si no lo sabemos nos tenemos que ir».

El debate, pues, está en traer a una figura que reemplace a Griezmann y cumpla su papel o apostar por futbolistas que, aunque de perfil menor, cuenten con una importante proyección de futuro. Nadie olvida que la Liga de 2014 se ganó con pocas -o ninguna- estrellas en el equipo. Además, entrar en el mercado de las grandes operaciones podría volver a poner las cuentas del club en un aprieto, una vez se ha conseguido aliviar la presión salarial con la salida de fichas altas.

Un paso adelante

Un vestuario renovado. Los liderazgos cambian de nombre y Koke, Saúl, Giménez y Oblak parecen destinados a ser los capitanes. Falta por saber quiénes serán sus nuevos compañeros. Cada día amanece con una lluvia de nombres, un temporal del que solo unos pocos calarán y terminarán fichando por el Atlético. La salida de tantos futbolistas obliga al club a reforzar todas las zonas, pudiendo llegar a cerrarse hasta una decena de incorporaciones.

Además de todo esto, se confía en que algunos futbolistas den un paso adelante. Es el caso de Arias, quien ha insistido en continuar de rojiblanco; Saúl, que no ha completado su mejor temporada; Lemar, fichaje estrella del verano pasado; Vitolo, cuya irregularidad y lesiones le han impedido mostrar su mejor versión; o Diego Costa, del que se espera que recupere el nivel de su anterior etapa. De ellos y del acierto de la dirección deportiva depende el éxito o el fracaso del proyecto de Simeone. El argentino no tiene dudas: «Obviamente sigo ilusionado con todo esto, por eso me sigo quedando».