Atlético

La despedida que no tendrá Griezmann

Juanfran dijo adiós entre el cariño y la gratitud del Atlético

Actualizado:

La mañana en el Wanda Metropolitano tuvo el punto de emotividad y palpitación que genera el afecto. Esa electricidad que conecta con los sentimientos estuvo presente en la despedida de Juanfran Torres, el centrocampista reconvertido a lateral, el madridista que se convirtió a la fe colchonera, el gladiador discreto que levantó siete títulos en la época dorada del cholismo. En plena desbandada de símbolos del Atlético, se marcha Juanfrán, acento agudo en la última vocal según lo ha pronunciado durante este tiempo Simeone. El defensa resumió en un discurso sentido la gratitud que almacena en el adiós, a lo que correspondió el club durante el acto y los aficionados en el exterior. «Más no puedo dar, y por eso me voy tranquilo, en paz, no estoy triste, estoy feliz porque la gente ve que me he dejado la vida».

Juanfran, 355 partidos con el Atlético, el segundo lateral derecho más prolífico después de Tomás Reñones, siete copas, dejó un buen titular en su adiós. «Vine como vikingo (madridista) y me voy como un indio (atlético)». Mensaje que cala en la afición y que responde a una sensación veraz que el público ha captado.

Jugador comprometido con su empresa, con limitaciones técnicas y físicas, pero intachable como profesional, Juanfran invitó a sus compañeros más cercanos a la ceremonia. Uno de ellos era la exestrella del club, Antoine Griezmann, que lo vio todo desde la primera fila, liberado ya del peso que supuso la decisión que había tomado y que comunicó la semana pasada. También se va. Pero sin la estima ni la adoración con la que ayer la atmósfera rojiblanca recompensó al abnegado Juanfran.

«Estoy ejerciendo de director deportivo en la sombra», admitió Juanfran, quien declaró su amor al Atlético con palabras y obras. «El jugador que venga, tiene que hacerlo con la mentalidad de que aquí es trabajo, equipo y solidaridad y creer en que se puede conseguir», deslizó como enseñanza para futuros fichajes y actuales jugadores de la plantilla. «Hace ocho o diez años no estábamos muy allá y gracias a estos ocho años se ha creado una estabilidad que no había en el club. Los que vengan se deben querer parecer a Godín, a Koke, a Gabi..., lo tienen muy fácil».

Godín, Koke, Gabi y Raúl García (futbolista del Athletic de Bilbao) acompañaron a Juanfran en su día. También lo hizo Griezmann, quien pasó inadvertido en un trance que seguramente él no vivirá, tal es la indiferencia que ha provocado su portazo.

«Hay dos palabras que definen a Juanfran: entrega y compromiso -ensalzó el presidente Enrique Cerezo-. Todos hemos llorado con Juanfran, con las victorias y cuando las lágrimas asomaban en las derrotas más crueles».

Aquel penalti que falló el lateral en la final de la Champions en Milán en 2016 no se ha convertido en una losa insalvable para él, como si fuera el penalti de Djukic. Durante los días siguientes, la camiseta con el número 20 del defensa fue la que más se vendió en las tiendas oficiales de la entidad.

El club preparó una bonita despedida para Juanfran. Exjugadores como Fernando Torres, Falcao, David Villa o Mario Suárez elogiaron al lateral, que no jugará en España, según dijo, pero continuará en activo. También compañeros como Oblak, Giménez, Filipe (otro en la rampa de salida) o Savic.

Todo lo vio Griezmann, anulado por la energía positiva del afecto hacia Juanfran. «Me quería ir así del Atlético, después de darlo todo. Volveremos a ser campeones, seguro. Tenéis mi corazón para lo que necesitéis. El Atlético es el mejor club que hay en el mundo».