Oblak, ante Jordi Alba en el partido de Liga ante el Barcelona del pasado sábado
Oblak, ante Jordi Alba en el partido de Liga ante el Barcelona del pasado sábado - Reuters
Liga Santander

El futuro del Atlético empieza por Oblak

La ampliación del contrato del guardameta, la prioridad de Simeone para el proyecto de la próxima temporada

J. A. M.
MadridActualizado:

Jan Oblak, gigante una noche más, agrandó su figura en el Camp Nou con sus intervenciones y mantuvo vivo al Atlético de Madrid en la Liga hasta que Luis Suárez y Messi, ya en el último arreón del Barcelona, consiguieron derribar el muro del esloveno. El guardameta fue decisivo para que su equipo, con diez desde el minuto 28 por la autoexpulsión de Diego Costa, consiguiera resistir hasta el tramo final del encuentro con alguna opción de sorprender. El empuje del conjunto entrenado por Valverde terminó dejando a los rojiblancos sin la última opción para tocar un título esta temporada y, aunque aún queda un mes de competición en la que el objetivo será pelear por el subcampeonato, la vista está ya puesta en el futuro, en el que Oblak resulta intocable para Simeone. La ampliación del contrato del portero parecía cerrada desde hace semanas con su representante, pero el club sigue sin oficializarla.

Oblak, con contrato hasta 2021, fue el mejor del Atlético de Madrid y acaparó elogios en el Camp Nou, uno de los escasos estadios de la Liga que se le resisten. Aquí jamás ha podido celebrar una victoria ni ha sido capaz de mantener su portería a cero. El sábado llegó a desesperar a la afición azulgrana con manos prodigiosas, pero le sobraron cinco minutos para marcharse imbatido. Guardameta de sangre fría que no deja grandes titulares por sus declaraciones y al que cuesta arrancarle un sonrisa, el internacional esloveno, de 26 años, es la base sobre la que el club construirá su proyecto para el curso 2019-20.

«Jan es un jugador muy importante para nosotros. Es un porterazo. Para mí es uno de los mejores que hay a nivel mundial y, en ese sentido, queremos que esté aquí mucho tiempo. Por ese motivo vamos a hacer todo lo posible para conseguirlo», afirmó Clemente Villaverde, el gerente rojiblanco, solo unos minutos después de que acabara el duelo en el que se escapó definitivamente la Liga. Ya a once puntos del líder y a falta solo de siete jornadas, hasta para el aficionado más incondicional del Atlético resulta muy difícil seguir creyendo en la posibilidad del milagro. La fe en la continuidad de Oblak no se pierde porque el club lleva trabajando meses en ella.

Los 16 millones pagados al Benfica en 2014 le convirtieron en el guardameta más caro en la historia de la Liga, pero el rendiemiento de Oblak ha justificado la inversión. Aunque en Barcelona no lo logró, el portero ha mantenido a cero la portería del Atlético en 114 de los 202 partidos en los que la ha defendido. El club rojiblanco considera al esloveno insustituible y ha negociado con su representante una ampliación de contrato hasta 2024 con cien millones de cláusula. Simeone y la afición aguardan con impaciencia el anuncio de su continuidad.