Diego Godín en el reciente partido ante el Inter
Diego Godín en el reciente partido ante el Inter - AFP
Supercopa de Europa

Godín desoye a otros pretendientes

El defensa, único rojiblanco que ganó las Supercopas de 2010 y 2012, ampliará su contrato hasta 2021

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Próxima parada, Tallín. El Atlético de Madrid disputa este miércoles en la capital de Estonia su tercera Supercopa de Europa en los últimos nueve años aunque Diego Godín es el único jugador de la actual plantilla que, mientras saborea el mate con el que tanto disfruta, puede conversar con los futbolistas recién llegados sobre las dos exitosas experiencias en esta competición. El equipo rojiblanco conquistó el título en 2010 con Quique Sánchez y repitió en 2012 ya con Simeone en el banquillo, dos duelos que el central vivió con su habitual intensidad sobre el césped. Líder del vestuario por veteranía y jerarquía, el defensa comenzará oficialmente en este derbi ante el eterno rival su novena temporada en un club en el que ha echado raíces. Este verano Manchester United y Juventus le han tentado al tocar en su puerta para intentar su fichaje, pero el uruguayo, que acaba contrato en 2019, ha declinado las ofertas por su compromiso con la entidad madrileña, con la que próximamente ampliará su vinculación hasta 2021.

Cuando Godín se trasladó desde Villarreal para ser presentado en el verano de 2010, varios aficionados rojiblancos que acudieron al Vicente Calderón le reclamaron que se besara el escudo de la camiseta. Pese a la insistencia de los gritos de la muchachada, no respondió al deseo de la grada porque nunca ha sido un jugador tribunero ni de gestos para la galería tan de moda últimamente en las presentaciones. El compromiso del charrúa con el Atlético, sin embargo, siempre ha sido indiscutible y desde hace años se ha convertido en uno de los ídolos de la hinchada por su entrega en cada encuentro. En un intento desesperado por elevar el carácter de la defensa del Manchester United, el pasado 9 de agosto, último día de mercado en la Premier League, Mourinho quiso pagar los 20 millones de euros que figuran en la cláusula de rescisión del primer capitán rojiblanco tras la marcha de Gabi. Godín rechazó al club inglés de la misma manera que hizo este mismo verano con la Juventus.

Extranjero con más partidos

A pesar de que ya tiene 32 años y ambos equipos le ofrecían la posibilidad de firmar el último gran contrato de su carrera, la intención del uruguayo es continuar en el Atlético, con el que mañana puede levantar su octavo título. Con 350 apariciones oficiales, ahora figura como el extranjero que más veces ha vestido la rojiblanca, una camiseta que podría seguir luciendo hasta 2021 porque la intención del club es ampliar hasta ese año la vinculación de un jugador igual de importante en el césped como en la caseta.

Su gran actuación durante el Mundial de Rusia con la selección uruguaya ha aumentado los pretendientes, pero la primera opción del defensa siempre ha sido quedarse y el Atlético ha movido ficha. La lealtad de Diego Godín es absoluta y es un futbolista al que todavía le quedan años al máximo nivel, por lo que el club madrileño ha trabajado para ampliar su compromiso dos campañas más de las que tenía firmadas mejorando sus condiciones económicas. Existe acuerdo y solo queda que se haga oficial porque el jugador está ahora totalmente centrado en el encuentro de la Supercopa de Europa ante el Madrid.

Cerrada ya la plantilla con Kalinic, la continuidad de Godín se ha convertido en la próxima prioridad. El Atlético no renueva a un jugador que ha alcanzado los 32 años por más de una temporada, pero el club considera al central una pieza esencial y romperá su tradicional filosofía, aunque la segunda podría estar supeditada a que en la primera cumpla un número de partidos.