La resaca copera deja la lesión de English y el reposo de Davis
English protege la pelota ante Carroll antes de lesionarse - EFE/Andreu Dalmau
banca cívica

La resaca copera deja la lesión de English y el reposo de Davis

El canadiense estará unas tres semanas de baja y el pívot apunta a descanso obligado

sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La participación del Banca Cívica en la Copa del Rey de baloncesto se saldó con una presencia en las semifinales que deja un buen sabor de boca para valorar esta temporada, pero también deja secuelas preocupantes en la enfermería. Carl English tuvo que frenar su activa y acertada participación en el encuentro ante el Real Madrid justo cuando más estaba aportando el canadiense y acercándose el bloque sevillano en su reacción del último cuarto. Se acercó a la carrera al banquillo para que el médico del equipo magenta, Manuel Zurera, le recolocara el dedo corazón de su mano izquierda. Ahí acabó su participación copera. Tras ser evaluado en la Clínica Fremap de Barcelona en la noche de ayer se descartó la fractura, pero se confirmó el pronóstico y tendrá que estar de baja entre dos y tres semanas. A ella quizás se le unirá la de Paul Davis, puesto que forzó bastante para estar en la Copa tras su lesión en el meñique de la mano derecha y participó a buen nivel frente al Unicaja pero no pudo estar a la altura ante el Real Madrid, algo que ciertamente notó el equipo. Las estimaciones de los que le tratan apuntan a que Davis tendrá que descansar unos diez días para que su dedo se restablezca definitivamente, por lo que su presencia el próximo partido en Manresa está más en el aire que nunca. La intención es que esa dolencia en el dedo no dé más la lata en los próximos meses y que Davis esté en perfecto estado de revista para afrontar el tramo final de la Liga Endesa.

Calendario diferente

A la espera de que se confirme la situación de Davis, resta por conocer cómo asimila anímicamente el Banca Cívica su regreso a la Liga Endesa, donde acumula un mes sin ganar tras vencer al Gran Canaria el 22 de enero (75-70) y enlazar tropiezos frente al Caja Laboral (66-73), Lucentum (86-82) y Real Madrid (63-98). Cierto es que han sido tres equipos de nivel (todos han jugado la Copa, por ejemplo) y que ahora le llega un calendario quizás más asequible, pues debe viajar a Manresa (duodécimo) y recibe la visita del Murcia (penúltimo) antes de regresar a Barcelona, esta vez para jugar en el Palau. Restan quince partidos para que termine la temporada regular y la meta, una vez pasada la Copa, ya está marcada en la presencia en las eliminatorias por el título, en las que no está tras caer ante el Madrid en la 2009-10, cuando los blancos remontaron (2-1) la sorpresa inicial de los de Plaza en la capital.

Precisamente, el técnico barcelonés se quedó ayer con buena parte del equipo en la Ciudad Condal para presenciar en directo en el Palau Sant Jordi la vibrante final copera, que confirmó la estadística: el equipo que elimina al Banca Cívica en semifinales se proclama campeón. Pasó con Estudiantes en 2000, Tau en 2004 y ayer con el Madrid. El presidente, Juan Carlos Ollero, asistió a diferentes actos de la ACB. Algunos jugadores aprovecharon que hoy es día de descanso para quedarse por la capital catalana y regresar más tarde.

En la expedición, que partió a mediodía hacia Sevilla en avión, había una mezcla de decepción y orgullo por haber superado al Unicaja y dar una imagen digna por momentos ante el luego campeón. Lo dejaban claro las palabras de Guille Rubio («estamos jodidos, no pudimos hacer nada contra el Madrid») y Davis: «El Madrid estuvo acertado. Es uno de los mejores de Europa. No hemos sido regulares. En estos partidos hay que estar centrado 40 minutos».