Zona cercana al río Bembezar, en la Sierra Morena cordobesa
Zona cercana al río Bembezar, en la Sierra Morena cordobesa - F. S. M.
Rutas cinegéticas

Sierra Morena cordobesa: de Hornachuelos a Cardeña y Montoro

Actualizado:

Con las anteriores crónicas sobre Hornachuelos, Montoro y Cardeña, hemos cubierto tan solo el 30 por ciento de la superficie que se montea por estos lares. Pero varias de las mejores fincas de caza mayor serán situadas en esta entrega y en dos próximas que versarán sobre el Valle de los Pedroches y la Sierra Morena occidental cordobesa.

Traemos hoy una nutrida serie de fincas cercanas a la capital, en general más pequeñas, y sin cercar, que en otras zonas de la provincia. En ellas, una bala que no se entierre bien podría caer en el Patio de los Naranjos de la Mezquita-Catedral; y otras, tan bien o mejor conservadas que las sitas en los parques naturales.

Hasta hace no mucho aún se monteaba el campo de tiro del Muriano, convirtiendo aquello, por lo peligroso, en cuna de venados míticos. Mariano Aguayo, el más grande de nuestros escritores cinegéticos cordobeses, cuenta como muy cerca del Santuario de la Virgen de Linares se mató el último lobo que rondó Córdoba capital, allá por los últimos años cincuenta, que andaba empicado en las ovejas de un pastor.

En esta ruta hemos incluido las 40.000 hectáreas de Zona Especial de Conservación (ZEC) del Guadalmellato, más otras 30.000 al sureste del Parque Natural de Hornachuelos, zonas periurbanas de Córdoba capital y zona sur de Villanueva de Córdoba; comprendiendo las zonas de Sierra Morena situadas entre los parques naturales de Cardeña-Montoro y Hornachuelos.

Gran parte del territorio está formado por monte bajo mediterráneo y dehesas clareadas de encina. Las áreas agrícolas, un 50 por ciento, son principalmente de olivar, de regadío y secano. Las áreas forestales y naturales representan aproximadamente el 40 por ciento; y en cuanto a las masas arboladas, están formadas principalmente por encina y coníferas de Pinus pinea y Pinus pinaster. El 10 por ciento restante correspondería a zona urbana y humedales. Aquí, una de las principales actividades económicas es la cinegética, que atrae a cazadores de diversos lugares, de los cuales más de la mitad busca la caza mayor, enfocada mayoritariamente hacia el ciervo y el jabalí.

Respecto a la caza menor, el conejo, la paloma torcaz, la tórtola común y el zorzal son las especies más destacables.

Al impresionante patrimonio natural hay que sumar el interés cultural, turístico y de ocio de la capital cordobesa y sus alrededores.