Vuelta a España

La sierra de Madrid tiene un histórico de víctimas

BECERRIL DE LA SIERRAActualizado:

«A todo el mundo le dolerán las piernas en la etapa de montaña hoy. Preveo reuniones masivas en los hoteles esta noche (por el miércoles)». El pronóstico del ganador en Guadalajara, Philippe Gilbert, era compartido por la mayoría de sus colegas en la meta después del atracón de velocidad y estrés al que se sometió en el pelotón de la ronda. Este jueves se escala la sierra de Madrid, Morcuera, Navacerrada y Cotos en clásico recorrido.

La etapa sale de Colmenar Viejo y visita los puertos que se conocen de memoria los cicloturistas de la región. Navacerrada (1.860 metros), La Morcuera (1.795 m.) que subirá dos veces y Cotos (1.830 m.) con final en Becerril de la Sierra.

La sierra de Madrid y también la de Ávila (el sábado, con final en la plataforma de Gredos previo paso por la serranía abulense) presenta un histórico con algunas víctimas que recuerdan los aficionados al ciclismo.

En 1985 Perico Delgado consiguió su primera Vuelta gracias a una emboscada por la zona, en la etapa Alcalá de Henares-Palazuelos de Eresma. Se escapó José Recio y se unió Delgado, que le dejó sin la carrera al escocés Robert Millar en la penúltima etapa.

También sufrió de lo lindo, aunque no perdió la ronda, Faustino Rupérez en la Vuelta 1980. Sufrió ataques de Pedro Torres y Criquelion en la jornada que fue de Valladolid a Los Ángeles de San Rafael.

Peor le fue a Tom Dumoulin, el holandés que se aprestaba a ganar su primera ronda de tres semanas en 2015. Pero fue víctima de una emboscada, solo y sin equipo, por parte del Astana y tuvo que entregar el maillot rojo en la penúltima etapa que unió San Lorenzo de El Escorial y Cercedilla. Fabio Aru ganó la carrera.