Fernando Alonso con el Toyota híbrido con el que participará en Spa y en Le Mans
Fernando Alonso con el Toyota híbrido con el que participará en Spa y en Le Mans - ABC

6 Horas de SpaAlonso, del pelotón a favorito

Se estrena en Spa en el Mundial de Resistencia con un coche que parte con serias opciones de triunfo

Actualizado:

Los años de sequía en la Fórmula 1, primero en Ferrari y ahora en McLaren, no han mermado el gen competitivo de Fernando Alonso, que quiere ganar hasta en los entrenamientos. Por eso, verse de repente con posibilidades de victoria es una inyección de ilusión para el asturiano, que el pasado fin de semana tuvo que hacer la que según él fue «la mejor carrera» de su vida en Bakú para ser séptimo y que seis días después tendrá serias opciones de ser campeón. El Toyota que conducirá en las 6 Horas de Spa parte como favorito para llevarse el triunfo. De hecho, la firma japonesa ha vencido ya en otras dos ocasiones y la considera como la segunda carrera local del equipo, después de Fuji, ya que el circuito se encuentra a solo una hora en coche del centro técnico de la escudería, en la ciudad alemana de Colonia.

«Es un momento muy emocionante para mí, Le Mans se acerca», señaló Alonso, consciente de que lo que ocurra el sábado en Spa es, por encima de todo, un test para su auténtico reto: el triunfo en las míticas 24 Horas de Le Mans que se celebrarán en junio. Y aunque todo es relativamente nuevo para Alonso, los ensayos invernales han sido satisfactorios. El coche que comparte con Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima, ha completado con éxito 25.000 kilómetros de tests.

El TS050 Hybrid cuenta con una carrocería de fibra de carbono y un sistema híbrido de 736 kW/1.000 CV, cuyo motor eléctrico se alimenta gracias a una batería de ión-litio de gran capacidad. El equipo de Alonso competirá con la especificación de baja carga aerodinámica, que tiene la desventaja de un menor agarre en las curvas. A cambio cuenta con una mayor punta de velocidad en las rectas.

Pero independientemente de las cuestiones técnicas, en lo que más confía Toyota es en la enorme motivación de Fernando Alonso para defender el título del año pasado. Buemi y Kazuki ya vencieron con este coche en la edición de 2017. Así que lo único que cambia es el tercer piloto, que era el británico Anthony Davidson y que ahora pasa a ser el asturiano.

La de Spa es la primera prueba de la «supertemporada» del Mundial de Resistencia, que en esta ocasión se extenderá durante los años 2018 y 2019. La siguiente parada será en las míticas 24 Horas de Le Mans (16 y 17 de junio), y después del verano viaja a Asia con las pruebas de Fuji (13 y 14 de octubre) y a Shanghái (3 y 4 de noviembre). Las 12 Horas de Sebring (EE.UU.) en marzo de 2019 y otra vez las pruebas de Spa y Le Mans darán al equipo ganador. Y nadie duda de que Fernando Alonso quiere estar en lo más alto. Al fin y al cabo, el asturiano siente que, por primera vez en mucho tiempo está en «el equipo adecuado y en el momento correcto».