Leclerc antes de la carrera en Monza
Leclerc antes de la carrera en Monza - AFP
Fórmula 1 - GP de Italia

Leclerc sonroja a Vettel con su triunfo en Monza

El monegasco logra la segunda victoria de Ferrari tras un nuevo desastre de su jefe de filas. Un error de los mecánicos arruina la carrera de Caros Sainz

Sergi Font
Actualizado:

Charles Leclerc ganó en casa de Ferrari. Segunda victoria consecutiva del monegasco que confirma su excelente momento de forma y augura una fenomenal futuro en la Fórmula 1. Monza confirmó a «Il Principino» y disfrutó con una victoria que no vivía desde el triunfo de Fernando Alonso en 2010 conduciendo un Cavallino Rampante. Leclerc supo mantener las acometidas de los Mercedes de Hamilton y Bottas y, con su primer puesto, superó a Sebastian Vettel en la clasificación y demostró que merece ser el jefe de filas por delante del alemán, que volvió a vivir un fin una carrera aciaga. Vettel, con un error no forzado, uno mas que ya harta a Ferrari, fue sancionado con un stop/go que acabó con todas sus posibilidades y le relegó a la última posición. El teutón realizó un trompo en solitario en la vuelta 7, en Ascari, y al tratar de salir de nuevo a pista arrolló a Stroll, conllevando la consiguiente sanción. Castigo duro pero merecido por la extremada peligrosidad de su acción, que puedo derivar en una grave accidente. El canadiense también fue sancionado por lo mismo al quedar desplazado en una de las curvas de Monza, aunque solo sufrió un Drive Through tras poner en peligro a Gasly.

Lo intentó hasta el final Hamilton, que no encontró ni un recoveco por donde atacar a la nueva estrella de Maranello. El británico trató de buscar un undercout que no le salió como esperaba. Montó gomas medias mientras que Leclerc entraba poco después para correr con neumáticos duros. No solo no pudo Hamilton beneficiarse de la diferencia de ruedas sino que la dura pelea con el monegasco degradó notablemente sus neumáticos, lo que al final le llevó a forzar un error que puso en bandeja la segunda plaza a Valtteri Bottas. antes de ello, el cuerpo a cuerpo entre Hamilton y Leclerc dejaron momentos memorables, como un intentó de adelanto del británico que no arredró al de Ferrari. Acabó saliéndose el Mercedes y Leclerc recibiendo una amonestación (vuelta 23). Sus últimos encontronazos con Verstappen le han hecho madurar.

«Necesito más potencia», se quejaba Hamilton por radio, sin saber cómo atacar el punto débil de Leclerc. El monegasco seguía realizando un pilotaje perfecto. Hasta que en la vuelta 36, a 17 giros del final, se pasó de frenada en la primera variante, aunque logró mantener la primera posición. Se defendía Ferrari en las rectas hasta que Mercedes arrojó la toalla con el mensaje de Hamilton «No me quedan neumáticos». Desde la flechas plateadas respiraron cuando vieron que Bottas llegaba por detrás con un ritmo de carrera mucho más rápido. El finlandés se benefició del inesperado error de Hamilton en el mismo lugar donde unas vueltas antes había tropezado Leclerc. En las últimas vueltas, el piloto rojo supo mantener la ventaja y pasar primero por la línea de meta para confirmar su ascensión y colocarse el brazalete de Ferreri por delante de un hundido Vettel.

Todas las opciones de Carlos Sainz acabaron en la vuelta 29 cuando estaba realizando una gran carrera y estaba claro que iba a sumar una buena cantidad de puntos. Un garrafal error de sus mecánicos en el pit stop condenaron todas sus opciones. Paró Sainz para cambiar sus gomas pero salió con una ruda floja, mal apretada y ni siquiera puedo entrar en pista. Había sufrido en la salida, peleando con Albon y tocándose con el tailandés en la vuelta cuatro. La cara del piloto de McLaren era un poema tras un buen fin de semana en el que parecía que iba a apretarse con Gasly en la general gracias a su buena posición en la parrilla de Monza.

«Nunca he estado tan cansado en mi vida. Ha sido una carrera dificilísima. Era un sueño ganar aquí. He acabado primero pero tengo que tener cuidado con los errores», explicaba Leclerc tras descerrajar toda su euforia tras bajar del monoplaza. Bottas, segundo, añadía: «Hemos tenido una buena estrategia y he podido ir muy largo en la primera tanda. He intentado todo lo posible para pasar a Leclerc pero no he podido. Es lo mejor que podíamos hacer hoy». Hamilton no estaba feliz: «Ha hecho un buen trabajo, enhorabuena a Leclerc y a Ferrari. Lo hemos intentado pero cuando sigues tan de cerca los neumáticos se degradan muy rápido. Ellos son más rápidos en la recta. No ha sido una carrera perfecta».