Hamilton y Bottas controlan la carrera
Hamilton y Bottas controlan la carrera - AFP

Fórmula 1Nuevo doblete de Mercedes y otro descalabro de Ferrari

Hamilton gana una carrera dominada desde la primera curva y junto con Bottas se llevan las dos primeras plazas por tercera vez consecutiva

Sergi Font
Actualizado:

Mucho van a tener que cambiar las cosas para que esta temporada no se convierta en un monólogo de Mercedes, que por tercer gran premio consecutivo copó las dos primeras plazas del podio. Hamilton recupera el liderato de pilotos y Bottas, que no pudo mantener su ventaja en tras conseguir la pole en la clasificación, le sigue en la general por delante de los Ferrari, que sufren cada fin de semana evidenciando las diferencias entre las dos escuderías. Arrancó la carrera con una excelente salida de Hamilton, que rebasó sin oposición a Bottas. Mientras Vettel trataba de hacer lo mismo con el finlandés, se olvidó de cerrarle la puerta a su compañero de equipo y Leclerc lo aprovechó para pasarle y colocarse tercero. La interesante salida se completó, varias curvas más adelante, en el primer incidente de la carrera: Daniil Kvyat se golpeaba con los dos McLaren provocando un toque entre Lando Norris y Carlos Sainz. El ruso fue penalizado con un drive through, que no alivió al piloto español, que está viviendo un inicio de temporada llena de zancadillas y mala suerte.

Poco tardaron en llegar las controvertidas órdenes de equipo. Leclerc tuvo que dejar su tercera plaza a Vettel, que tampoco tenía mejor ritmo. De hecho, los dos Ferrari corrían medio segundo más lentos por vuelta que los Mercedes. Hubo un cambio de posiciones entre los pilotos de la escudería italiana pero no varió para nada el panorama. Y entonces llegó Verstappen. Acercándose al cuarto puesto y entrando posteriormente (vuelta 18) en boxes para cambiar ruedas vertió todas las dudas posibles sobre los ingenieros de Ferarri, que empezaron a valorar todos los posibles algoritmos para tomar la decisión más adecuada. Y esta fue permitir la entrada primero de Vettel y mantener en pista a Leclerc hasta que los neumáticos le dijeran basta. El monaguesco era, una vez más, el sacrificado por su escudería. La estrategia estaba clara: mantener los máximos puntos posibles.

Se echó Verstappen entonces encima de Vettel y a punto estuvo de adelantarle en un par de ocasiones (vuelta 20), justo donde el año pasado se tocaron. Pero fue un espejismo porque el alemán mantuvo la posición y empezó a marcar distancias. A partir de ahí, se fueron copiando estrategias. Mercedes, con ventaja total en carrera, adoptó una filosofía conservadora. Hamilton, que se aburría solo en cabeza de carrera empezaba a preguntar por la vuelta rápida para ver si podía conseguir un punto adicional. Y hasta aquí fracasó Ferarri, que no metió en boxes a Leclerc para afinar los neumáticos pensando que Vettel tenía en el saco ese punto extra. Y fue Pierre Gasly el que lo consiguió ne extremis. El piloto de Red Bull marcó un 1:34,742 en el último giro y dejó al alemán con cara de tonto. Por cierto, Vettel certificó la tercera plaza, subiendo por primera vez este año al podium. Verstappen colaba su Red Bull por delante de Leclerc en una gran carrera del holandés. Mucho tendrán que cambiar las cosas para que a Hamilton se le escape su sexto Mundial y Mercedes vea peligrar su primera posición en la clasificación de constructores.