Al Barça le basta con la zurda de Messi
Messi celebra uno de los goles anotados por el Barcelona ante el Ajax - efe
Patrocinado por:Santander
fútbol / Champions League

Al Barça le basta con la zurda de Messi

Una versión gris del conjunto azulgrana golea al Ajax (4-0) con un triplete del delantero argentino

Actualizado:

La zurda de Messi se bastó para dejar fuera de combate a un débil Ajax en el debut del Barcelona en esta edición de la Champions League. 4-0 azulgrana, «hat-trick» de Messi, poco brillo y ninguna emoción. La revolución del Tata Martino no es más que virtual por el momento, porque el Barça luce un rostro bien parecido al de la temporada pasada. Tienen a Neymar pero también tienen dudas: el cuerpo pide que llegue un rival serio para que las resuelvan. [Así lo hemos contado]

Salió el Tata sin Xavi, como para aceptar que un día habrá que vivir sin él, y la primera parte trajo el desaliento. El «postxavismo» apareció en forma de poca posesión -al menos para ser el Barcelona: 57% al descanso-, poca profundidad, poco control y poco juego. El trío de centrocampistas culés no fue capaz de hacerse con la manija de la medular; Messi vagaba ligeramente caído a la derecha, sin asociarse demasiado y sólo Neymar daba luz al juego ofensivo azulgrana. El brasileño, en su estreno en la Champions League, fue el oxígeno del Barça en la primera mitad, siempre haciendo avanzar al equipo por la izquierda y saltando entre la defensa holandesa.

Ante tal espesura se apareció el talento más individual de Messi. Una falta muy cerca de la frontal, centrada aunque algo orientada hacia el perfil diestro, sirvió para que la zurda del diez la pusiera pegada al poste, en el palo de un derrotado Vermeer que no pudo hacer nada. Pero el 1-0 local no abrió la lata, casi al contrario. El retorno de Bojan inquietó a la defensa culé. El canterano dejó salir al Ajax y fue el mayor incordio para la zaga barcelonista, que, aunque no llegó a sufrir, sí que fue testigo de un par de ocasiones peligrosas de los holandeses, que necesitaron poco para acercarse a Valdés. En el otro lado del campo, de nuevo, casi nada más que Neymar.

Pintaba mejor, sólo un poco, la segunda parte en sus primeros minutos. El Ajax corrió hacia delante pero no hacia atrás, y los astros del Barça, aunque jueguen mal, no perdonan la desidia. Condujo Busquets, crecido, Messi recibió en ventaja en el pico derecho del área, quebró al defensor y resolvió con un trallazo. 2-0 y a la lona el Ajax, que si en algún momento pareció un púgil peligroso lo hizo gracias a las sombras del Barcelona.

Siguiendo el símil, el 2-0 convirtió a los de Amsterdam en un saco de arena con el que el Barça apenas se podía entretener. En un saque de esquina jugado en corto, Neymar puso un centro que Piqué remató a placer ante la salida falsa de Vermeer. El tercero se vino ahí; el cuarto, sólo unos minutos más tarde, con un error del Ajax ante la presión azulgrana que terminó con Xavi -entró por Fábregas para los últimos veinte minutos, lo mismo que hizo Pedro con Neymar- asistiendo para que Messi la colocase con mimo, otra vez, pegada al palo y firmase su «hat-trick». Apareció luego Valdés para detener un penalti que hizo Mascherano y lanzó Sigthorsson.

Suma el Barça tres puntos igual que el Milan, que ganó 2-0 al Celtic y rivalizará por la primera plaza. Sin convencer y con incógnitas que despejar, de momento la etapa de Martino cuenta todos sus resultados por victorias, Supercopa al margen, lo que deja tiempo para que el argentino trabaje. Es una ventaja que le regala Leo Messi.