Liga de campeones

El Barcelona se acordó de ganar

Pese a la emocionante remontada con goles de Sergi Roberto y Luis Suárez, mal partido del Barça, que no ofreció nada (2-1)

Salvador Sostres
Actualizado:
Barcelona2901Bayer

El Barcelona se presentaba nervioso a su primera cita sin Messi. La vida no espera ni a los genios y tras el empate en Roma sólo valía la victoria. Primera noche algo fría del otoño en la ciudad haciendo juego con la elegancia europea que nos visitaba. Hay una alegría de vivir que se concreta en los ambientes expectantes.

[ Así hemos contado el partido]

Se silbó el himno de la Champions y se exhibieron banderas esteladas. Si la estrategia del soberanismo era antes que Europa les salvaría de España, ahora no sólo desafía a España sino que silba a Europa, tal como el problema de Mas ya no es Esquerra sino la CUP. Cada vez más solos, cada vez más bestias.

La primera la tuvo Chicharito pero Ter Stegen estuvo espléndido. No era fácil y lo hizo bien el cuestionado portero del Barça. Rakitic remató sin maldad un centro de Neymar, que paró Leno sin problema. Verticalidad. Plasticidad. El típico partido en el que puede pasar cualquier cosa en cualquier área. Suárez filtró una asistencia quirúrgica a Sandro, que hizo un bello movimiento y chutó bien, pero Leno respondió con una magnífico parada.

El árbitro, Martin Atkinson, inglés y de azul cielo, era la prueba andante de que no hay hombre más vulgar que el inglés pobre. Sus facciones decaídas, su piel porosa de quien lleva una dieta rica en legumbres, las rojeces en sus pómulos de haber pasado frío mañanero en las desprotegidas estaciones de tren de los suburbios, y sus ojos tristes de bebedor de cerveza caliente, daban la pista inequívoca de su extracción humilde. Yo no podía dejar de imaginármelo con una camisa de cuadros.

Consumido el fulgor inicial, el partido ingresó en un cierto aburrimiento que sólo Chicharito rompía. Errores de Piqué y de Mascherano propiciaban peligrosos contraataques del Leverkusen. El partido era una moneda al aire y un córner servido por Çalhanoglu lo peinó ligeramente Papadopoulos para marcar el primer gol del partido. Ter Stegen le reprochó algo a Suárez pero el área pequeña es del portero. ¿Culpa del alemán? Hombre, yo no sé si culpa. Pero de un portero del Barça se espera algo más.

El Bayer lo ponía difícil y el Barça construía con dificultad. El gol dejó a los de Luis Enrique como se han quedado los convergentes cuando se han dado cuenta de que la CUP va en serio en su determinación de votar en contra de la investidura de Mas. Fría noche y todavía más frío en el estadio. Neymar no se encontraba. El Barça no proponía nada. Silencio en la grada.

Neymar vio la cartulina amarilla por tirarse al suelo en el área del Bayer, en un dramático suma y sigue de una de sus peores noches como blaugrana. Sandro falló en el 37 lo que todo el mundo sabe que no se puede fallar. El Barça lo intentaba con más fe que finura, pero ya no dio para más la primera parte.

En la reanudación, tímidos silbidos que iban a más ante la pasividad del equipo. Chicharito perdonó un gol que tenía cantado con un remate impresentable. Sandro no es Messi y en el 52 lo demostró con un triste chut de clase media-baja. Neymar casi lo consigue en el 56, pero nada.

Iniesta se lesionó sin que nadie le tocara y le sustituyó Alba. Neymar pudo marcar en el 76 pero su pésimo remate fue el resumen del juego local. Y en el 80, cuando la derrota parecía asegurada, Busquets recuperó un balón, chutó Munir y remató a gol Sergi Roberto, que había entrado por Rakitic. Y sin solución de continuidad, en el 81, también Munir se inventó una jugada que elevó a gol Suárez con un potente disparo. Munir pudo rubricar su buena actuación con un gol, pero se le escapó ligeramente el remate.

Pese a la emocionante remontada, mal partido del Barça, que no ofreció nada, como aquellos restaurantes de Berlín durante la guerra fría. Suerte que al final se acordó de ganar y disimuló la mediocridad con eficacia.