El trofeo del Mundial 2006, en manos de los italianos
El trofeo del Mundial 2006, en manos de los italianos - AFP
Corrupción en el fútbol

«Está claro que hubo una caja B en la candidatura al Mundial 2006»

El expresidente del federación germana de Fútbol, Theo Zwanziger, insiste en la compra de votos para que Alemania organizara el evento

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Duramente ha atacado el expresidente de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) Theo Zwanziger a su sucesor Wolfgang Niersbach: «Está claro que hubo una caja B en la candidatura al Mundial (de 2006)», ha dicho Zwanziger al semanario hamburgués Der Spiegel. Y agrega: «Igualmente claro es que el actual presidente de la DFB sabía de esto al menos desde 2005 y no sólo desde hace un par de semanas, como sostiene. Tal y como yo lo veo, Niersbach miente».

La DFB, por su parte, ha cerrado filas en torno a su actual titular: «Vamos a emprender junto con Niersbach el camino hacia el total esclarecimiento del caso» ha dicho el vicepresidente de DFB, Reinhard Rauball, al término de una reunión de la presidencia en la ciudad de Dortmund.

Bajo sospecha por compra de votos para hacerse con el Mundial, Niersbach reconoció el jueves en rueda de prensa el pago de 6,7 millones de euros a la Comisión de Finanzas de la FIFA, indicando sin embargo que el dinero fluyó para asegurarse una subvención de 250 millones de francos suizos para la organización del Mundial.

La FIFA negó la versión de Niersbach señalando «que la ayuda financiera a un comité organizador de un mundial esté vinculado al pago previo por parte del comité organizador correspondiente o de su federación no se corresponde de ningún modo con los procedimientos y directrices» de esta institución.

Zwanziger encargó a través de su abogado un informe para determinar si Niersbach incurrió en un delito cuando autorizó el pago de 6,7 millones de euros, que acabaron siendo transferidos al que era presidente de Adidas, Robert Louis-Dreyfus, fallecido en 2009.

El documento analiza también el papel del presidente de la candidatura alemana, Franz Beckenbauer: según el informe de Zwanziger, Beckenbauer firmó un pagaré a «título personal» a Louis-Dreyfus, dinero que habría ido a parar a manos del Mohamed Bin Hammam quien según el semanario alemán habría ayudado a lograr apoyos asiáticos en la votación del Mundial. El dirigente qatarí, que en 2002 apoyó la candidatura de Joseph Blatter a la presidencia de la FIFA contra Issa Hayatou, fue inhabilitado en 2011 por corrupción.