Fútbol

Adiós a Koldo Aguirre, el Athletic en el ADN

Fue un líder en el campo como jugador y un sabio como entrenador; Iríbar destaca que nunca disfrutó más que con Koldo al mando

Tomás González-Martín
Actualizado:

Iríbar estaba tocado ayer. Menos mal que no le tocaba jugar en San Mamés. Su amigo había muerto. El guardameta manifiesta que Koldo fue el futbolista de mayor técnica de «su» Athletic.

Estudiaba para contable, trabajaba con su tío de fontanero, pro su calidad como jugador y su liderazgo le llevaron del Guecho al Athletic con 18 años. Su futuro era el fútbol y en su primer año contabilizó una ficha de 70.000 pesetas anuales y un sueldo mensual de 5.000

Centrocampista con los leones desde 1957 a 1969, Aguirre tenía una personalidad arrolladora. Siempre pedía el balón para dirigir el fútbol. Iríbar ensalza que fue un líder desde que con 18 años llegó al primer equipo. El carácter que le permitió tres años antes ser titular del Guecho en Tercera cuando tenía quince. El club pagaba una multa en cada partido porque oficialmente no podía jugar con esa edad.

El Athletic le vio y le fichó. Koldo, que estudiaba contabilidad y ayudaba a su tío como fontanero, supo que el fútbol era su futuro. Contabilizó su primer sueldo, 5.000 pesetas, y su primera ficha anual: 70.000 pesetas.

Inolvidables los cuatro goles que le marcó al Español el 10 de octubre de 1965, entre los minutos 72 y 85, para remontar y ganar 3-4 en Sarriá. Se los hizo a Carmelo, mítico portero rojiblanco desde 1950 a 1964.

Triunfó como director de juego y triunfó como entrenador del club. Gaínza aconsejó su nombramiento en n 1976. Iríbar subraya que supo colocar a Churruca como interior, junto a Rojo, extremo puro, para crear un conjunto de automatismos excelentes. Aquel Athletic de Koldo de la campaña 1976-77 fue el mejor para el mito de la portería.