Tebas: «Que Aranda era un pájaro ya lo sabíamos desde hace mucho tiempo» - ATLAS
Operación Oikos

Aranda captaba a entrenadores y plantillas enteras para sus amaños

En dos de las escuchas se muestra la oferta al técnico del Tenerife y el intento de arreglo de dos partidos con un grupo de jugadores del Málaga

Actualizado:

Las escuchas de la operación Oikos revelan la inusitada actividad que los cabecillas de la trama, Carlos Aranda y Raúl Bravo, tuvieron a la hora de intentar amañar todo tipo de partidos de fútbol a lo largo de los últimos años. Principalmente, se tocaba a futbolistas de Primera, Segunda y Segunda división B. No solía ser necesario convencer más que a un reducido grupo de jugadores, pero si se quería asegurar más el resultado, los tentáculos alcanzaban a prácticamente toda la plantilla e incluso al entrenador del equipo.

Prueba de ello es la conversación que la Policía intercepta el 3 de junio de 2017. Ese día se disputa un encuentro entre el Tenerife y el Nástic, correspondiente a la penúltima jornada de Segunda división, y de la conversación, a cuya transcripción ha tenido acceso ABC, se deduce que Aranda había intentando convencer al entonces entrenador tinerfeño, José Luis Martí, para que pactase un empate con el equipo catalán. A ambos equipos les hubieran valido las tablas. Al Nástic, para no descender, y al Tenerife, para meterse en la promoción de ascenso. Sin embargo, el partido terminó ganándolo el Nástic por 0-1, lo que ponía en peligro su clasificación, aparte de perder al parecer una importante cantidad de dinero si hubiese aceptado la propuesta de la organización mafiosa.

Al ver lo ocurrido, Aranda monta en cólera y le traslada su enfado a otro miembro de la organización, identificado como A.P. El diálogo, según la Policía «es de una claridad absoluta y pone de relieve que Carlos Aranda está continuamente buscando posibles equipos a los que corromper y poder así predeterminar resultados de partidos».

Aranda: Los del Tenerife no es que son tontos, son retrasados.

P: Ya, pero el Alcorcón ganando y el Nastic también.

A: No, pero escúchame, el Nastic quería la X y el entrenador del Tenerife decía que no. Con el punto estaban matemáticamente, está matemáticamente en el play off, no que ahora van perdiendo 0-1 y se la juegan todo al último partido.

P: Increíble, es que va ganando el Alcorcón.

A: El Alcorcón va ganando, va ganando el Nástic. No, olvídate. Un desastre, un desastre, yo te lo he dicho. Es que pasan todas estas cosas porque tienen que pasar. El desgraciado ese, el mierda del entrenador, me cago en tus muertos, hijo de puta.

Según los investigadores, se evidencia que «la proposición de Carlos Aranda ha existido, ya que se lamenta de que el entrenador del Tenerife no haya aceptado el amaño, el cual habría sido beneficioso para este equipo, decidiendo disputar el partido con total competitividad».

«Casi todos los titulares»

En otra parte del informe elaborado por la Policía se asegura que hay pruebas para afirmar que «existen varios jugadores del Málaga que son partícipes directos de los amaños propuestos por la organización criminal». Se apoyan los investigadores en otra conversacion intervenida el 15 de junio de 2107 entre Aranda y Pintidura. Este último le informa de que uno de los jugadores del equipo andaluz, José Luis García Pozo, más conocido como Recio, se va a casar al día siguiente y que en el banquete «van a estar casi todos los titulares y vamos a hablar con ellos serio». De la conversación se deduce que van a intentar amañar «el primero o el segundo partido» de la temporada siguiente: «Mañana nosotros al lado vamos a tener, en la mesa de al lado a todos... los amigos de él, todos los compañeros, vamos a hablar, que los vamos a pillar allí a todos», insiste A.P., que cuenta con la aprobación de Aranda para hablar con los futbolistas y poder llevar a cabo su objetivo.

En esa y en otras operaciones, Recio venía jugando un papel protagonista. De hecho, la Policía le llega a considerar un jugador «a sueldo» de la organización. No le hacía falta habitualmente influir en el resultado final del partido, sino en acciones menores, como los saques de esquina o las amonestaciones. Así, el 3 de mayo de 2017 consta una conversación de Aranda con Ignacio Ojeda, otro miembro de su clan, en el que este último le asegura que había apostado 600 euros a que Recio iba a ser amonestado durante un partido entre el Málaga y el Sevilla:

Aranda: Y no se la sacaron

Ojeda: No, tío, e hizo veinte mil faltas.

Y tres semanas más tarde, el 22 de mayo, Aranda habla directamente con Recio y le reprocha que el día anterior, en el encuentro Málaga-Real Madrid, no se hubieran producido catorce saques de esquina, como habían pactado, sino un total de dieciséis.