Los jugadores de la selección, en Mestalla
Los jugadores de la selección, en Mestalla - EP
Selección española

Cinco aspectos a mejorar en la selección española

El equipo tuvo momentos buenos ante Noruega, pero tiene que corregir cosas, como la falta de gol, para volver a competir contra las grandes

ValenciaActualizado:

Para empezar esta nueva aventura, solventada la primera etapa de este viaje hacia la Eurocopa de 2020 con una victoria merecida ante Noruega (2-1), España cumplió en Mestalla y ejecutó un partido que tuvo momentos muy buenos, pero en el que faltó, a la vista está, acierto y gol. Remató la selección más de veinte veces y tuvo ocasiones clarísimas, aunque al final se salvó gracias a un penalti de Sergio Ramos, especialista en el arte de emular a Panenka. El caso es que ganó el combinado nacional y dejó buenas noticias, aunque también asuntos a resolver cuanto antes para acercarse a lo que quiere ser.

El mal endémico del gol

Desde que se fueron David Villa y Fernando Torres, la selección ha tenido un problema evidente con el gol. Hubo un claro dominio ante Noruega y se generaron ocasiones, pero no se puede regalar tanto. Esta vez. Álvaro Morata fue el delantero centro y Rodrigo jugó volcado en la derecha, aunque el resultado fue más o menos el mismo. Se sucedieron las oportunidades, claras de verdad, y no hubo manera. El fútbol es gol y no abunda en esta selección, aunque Luis Enrique insiste en que lo importante es generar las ocasiones y dotar de confianza a los atacantes. Si dan en la diana, mucho mejor para todos.

Pérdidas de balón comprometidas

El propio Luis Enrique mencionó que el equipo perdió algún balón al inicio, algo que debe corregirse. Le pasó a Parejo un par de veces, hubo algún control defectuoso de Rodrigo, Asensio tampoco empezó con la finura que le caracteriza… A estas alturas, bien haría la selección en asegurar el pase sin comprometer al compañero, aplicable también a las entregas a De Gea. El portero tuvo algún regalo envenenado ante la presión de los noruegos.

Velocidad de la pelota

Los primeros compases del partido fueron buenos e incluso España le dio cierto ritmo al encuentro. Sin embargo, tuvo unos momentos de desconexión y dejó de mover la pelota con la misma rapidez, previsible en un rondo infinito que poco daño hace. Cuando el equipo mueve a buen ritmo, rompe líneas y deja atrás las marcas, aunque hay que reconocer que también cuesta cuando al enemigo no le interesa otra cosa que quedarse atrás y esperar.

Jugadas a balón parado

España no es el país más físico del planeta y tampoco puede presumir de altura. Con todo, es necesario trabajar las jugadas a balón parado en contra, pues siempre dio la sensación de que podía pasar algo cuando Noruega tenía un saque de esquina a su favor, un saque de banda o una falta desde el lateral. Prueba de ello es el penalti de Íñigo Martínez que permitió a los escandinavos igualar el marcador.

Carácter

Más allá de Sergio Ramos, en este grupo no hay muchos que alcen la voz o que den un grito si es necesario. España está en una fase de formación, evolución prefiere Luis Enrique, pero tiene que ofrecer más nervio, ambición y madurez. Es cierto que no hay tanta experiencia como en otros grupos, pero alguien debería acompañar a Ramos y a Busquets en ese sentido.