Vídeo: Cuenta atrás para el Clásico, con la vista en Messi

Copa del Rey | Barcelona-Real MadridLa espina de Benzema, el jardín de Suárez

El francés solo suma tres goles en trece clásicos en el Camp Nou. El uruguayo noqueó a los blancos con su triplete de octubre

Rubén Cañizares / Sergi Font
Madrid / BarcelonaActualizado:

Decía Solari la semana pasada con orgullo, y seguramente razón, que los que han conocido a Benzema en estas últimas semanas aún están a tiempo de disfrutarlo, pero su reflexión tiene el oportunismo del momento dulce del francés, algo que no ha sido siempre así en sus diez temporadas en el Real Madrid. El clásico, partido referente para medir el nivel de los jugadores, no es el mejor ejemplo para Benzema. En 29 choques contra el Barcelona, el ariete galo solo ha marcado nueve goles, tres de ellos en el Camp Nou en las trece ocasiones que visitó el estadio azulgrana. Una cifra baja para el nueve del Real Madrid, aunque a su favor siempre ha estado que ese rol lo suplía de sobra Cristiano Ronaldo.

De los tres goles de Benzema en el Camp Nou, solo uno de ellos tuvo incidencia final positiva para su equipo. Su primer tanto, en la Supercopa de España de 2011, solo maquilló el 3-2 final que fue suficiente para que el Barcelona se llevara aquel título (2-2 en la ida). Su segundo tanto, en la vuelta de los cuartos de Copa de 2011, tampoco tuvo premio. El 2-2 final le valió al equipo entonces entrenado por Guardiola para meterse en semifinales (1-2 en el Bernabéu). Su último tanto en el Camp Nou fue en la Liga 2015-2016, en la victoria del Real Madrid (1-2), aunque ese campeonato fue ganado de manera holgada por el Barcelona.

Tampoco es que con la camiseta del Olympique de Lyon le fueran mejor las cosas a Benzema en sus visitas al estadio culé. Dos partidos, en la primera fase de la Champions 2007-08 y en la vuelta de los octavos de la 2008-09, y en ninguno de ellos logró ver portería. Una mancha en su brillante currículo que hoy quiere empezar a limpiar.

Benzema llega al Camp Nou en el mejor momento de su carrera deportiva. Fino como nunca antes, generoso en el esfuerzo y en estado de gracia con el gol, sus números de este curso le han señalado como el nuevo futbolista franquicia. 18 dianas y seis asistencias, ya es el sexto máximo realizador de la historia del Madrid, con 210 goles, por encima de leyendas como Hugo Sánchez, Gento o Butragueño y cerca de otras como Puskás y Santillana. Ahora solo le falta sacar también su mejor versión en el Camp Nou para redondear una temporada de crack.

Pesadilla Suárez

La preocupación del barcelonismo ante la posible ausencia de Leo Messi en el once titular trata de paliarla Luis Suárez, cuyos argumentos pasan, sobre todo, por los tres goles que le anotó al Real Madrid el pasado mes de octubre cuando el argentino veía los encuentros del equipo azulgrana con el brazo en cabestrillo. Su triplete, al que hay que sumar un penalti sufrido, desembocó en un rotundo 5-1 y en la destitución de Lopetegui. El uruguayo es un seguro de gol y parece haberse asentado en la regularidad. Esta temporada, solamente en la Liga, suma 15 goles marcados en 21 partidos en los que además ha regalado 15 asistencias. El charrúa es el segundo clasificado en el pichichi por detrás de Messi, que lidera la tabla con 21 tantos.

La motivación que siente Luis Suárez cada vez que se enfrenta al Real Madrid multiplica su efectividad. Los números son como la prueba del algodón y los 9 tantos en 11 partidos del atacante culé no engañan. Mucho ha llovido ya desde que debutara en la Liga precisamente ante el equipo blanco el 25 de octubre de 2014. El Santiago Bernabéu fue su puesta de largo tras cumplir una sanción de cuatro meses por morder a Chiellini en el Mundial de Brasil. Entonces acusó la inactividad y se contagió del juego del equipo, que regresó a Barcelona con una inapelable derrota (3-1). Pero desde entonces, Suárez se ha convertido en una auténtica pesadilla para el club de Chamartín.

Suárez, al que está temporada le han fichado a Kevin-Prince Boateng para que le dé minutos de descanso, se perfila como titular y gran amenaza del Real Madrid. El charrúa figura en una selecta lista de futbolistas azulgranas que ha anotado tres goles en un clásico y en los que en la historia reciente destacan jugadores como Lineker (86-87) y Romario (93-94). Messi lo ha logrado en dos ocasiones (06-07 y 13-14). Además, el delantero azulgrana se crece en los partidos complicados, como demuestran sus números en los tramos finales de las competiciones que se deciden por eliminatoria. Suárez ha marcado ocho goles en las cuatro semifinales de Copa del Rey que ha disputado, una media de un gol por partido.