Dani Güiza, en el estadio El Palmar, la casa del Atlético Sanluqueño
Dani Güiza, en el estadio El Palmar, la casa del Atlético Sanluqueño - @atcosanluqueno
Segunda B

Dani Güiza no se cansa de dar guerra

El carismático delantero, cerca ya de los 40, se resiste a colgar las botas y la próxima temporada volverá a jugar en Segunda división B

Actualizado:

Camino de los 39 años, Dani Güiza (Jerez de la Frontera, 17 de agosto de 1980) continúa teniendo ganas, muchas ganas, de disfrutar del fútbol, aunque sabe que la despedida de los terrenos de juego se encuentra cada vez más cerca. Idolatrado en Sanlúcar de Barrameda, donde lleva dos temporadas defendiendo a su equipo, el delantero se sigue viendo con energías y fuerzas para continuar coriiendo con el balón, y el pasado lunes el Atlético Sanluqueño anunciaba oficialmente la continuidad, un año más, de un futbolista que se ha convertido en estandarte del club. Un jugador que desea seguir poniendo en apuros a las defensas rivales como lleva haciendo desde que debutara con 18 años en el Xerez en su primera temporada en Segunda B. Dani Güiza no se cansa y quiere seguir dando guerra.

El delantero, artífice en 2016 del gol que devolvió al Cádiz a Segunda división, aceptaba la oferta del Atlético Sanluqueño para jugar en Tercera división en la campaña 1917-18 tras abandonar la entidad amarilla y ese mismo curso acababa celebrando el ascenso con el conjunto del estadio de El Palmar. En la temporada 2018-19, el delantero, autor de siete tantos, ha contribuido decisivamente a la permanencia de los verdiblancos en la categoría de bronce, en la que Güiza repetirá con su actual club, con el que ha renovado hasta junio de 2020.

Miguel Ángel González Saborido, que hace solo unos días sustituía en la presidencia del Atlético Sanluqueño a Manuel Fernández Alcón, que ha estado al frente de la entidad durante los últimos 14 años, confía en la experiencia de Dani Güiza y el delantero formará parte de la plantilla para la temporada 2019-20. En la campaña que ha finalizado, el exinternacional ha disputado 31 partidos, 18 de ellos apareciendo en el once titular, y ha acabado como Pichichi de su equipo con siete tantos, una más que su compañero Edu Oriol.

Dani Güiza, en un partido con el Atlético Sanluqueño
Dani Güiza, en un partido con el Atlético Sanluqueño - @atcosanluqueno

Aunque esta temporada ha vuelto a exhibir el olfato goleador que siempre le ha caracterizado, Dani Güiza se quedó lejos de los 27 tantos celebrados en la temporada 2007-08, en la que se convirtió en el último Pichichi español en Primera división. La campaña 2019-20 puede ser la última en la que los aficionados puedan ver a este histórico delantero sobre la hierba porque su idea es retirarse en el Atlético Sanluqueño y tiene asumido que será su última temporada. Por eso, su deseo es disfrutar a tope del fútbol en El Palmar una campaña más.

Aunque el Cádiz estaba muy atento a la posibilidad de que Güiza decidiera colgar las botas para intentar su incorporación a la parcela deportiva del club en el que dejó huella, el delantero ha preferido continuar un año más disfrutando de los entrenamientos y del ambiente del vestuario. Hay que recordar que Güiza jugó dos temporadas en el Cádiz, al que subió a Segunda división en la primera de ellas marcando 13 goles. El curso en Segunda división, esa cifra se redujo a dos, pero el delantero conquistó el corazón de la afición del Ramón de Carranza a pesar de que sus primeros días en la entidad resultaron complicados por su pasado jerecista.

A pesar de su importancia y el carisma que transmite al Atlético Sanluqueño, atrás han quedado ya los años en los que Dani Güiza era tan mediático en los terrenos de juego como en los platos de televisión debido a sus compañías femeninas. Campeón de Europa con la selección española, y Pichichi en Primera con el Mallorca, aquella etapa «negra» le privó del Mundial de Sudáfrica. Ahora, todo es distinto. En Sanlúcar está volcado totalmente en su familia y en trabajar para su modesto club, pero también tiene ratos libres para disfrutar de una de sus grandes pasiones, la pesca. En alguna ocasión se le ha visto compartiendo barca en el mar acompañado de otro futbolista de la tierra y amigo suyo desde hace años, Nolito, el gol callejero de España.