WFS

Estados Unidos y la MLS ganan peso en el fútbol internacional

La liga norteamericana obtiene cuatro candidaturas diferentes para los WFS Industry Awards, los premios de referencia de la industria del fútbol

Los tres recintos que optarán al premio a Mejor Estadio están en Estados Unidos

Actualizado:

El fútbol, o «soccer», como allí lo denominan, está atravesando el mejor periodo de su historia en Estados Unidos. Después de años relegado a la consideración de comparsa de disciplinas con mayor arraigo social, como el fútbol americano, el béisbol o el baloncesto, su popularidad está creciendo hasta el punto de que ya rivaliza en popularidad con el béisbol en el mercado doméstico y de que sus franquicias ya copan nominaciones a premios internacionales tan prestigiosos como los WFS Industry Awards.

La cada vez más habitual presencia de equipos europeos en tierras norteamericanas gracias a iniciativas como la International Champions Cup ha ejercido un importante rol dinamizador en este proceso. Pero a diferencia de lo que ocurre en otras zonas del mundo, donde el fútbol crece gracias al poder de los grandes clubes globales y a sus mediáticas figuras, en Estados Unidos es la Major League Soccer, liga nacional, la que está ejerciendo de locomotora de la afición.

Según un reciente informe de Nielsen Sports Sponsorlink, las audiencias de la liga nacional estadounidense han crecido un 27 por ciento desde 2012 en Estados Unidos, donde la MLS es la competición nacional que registra un mayor crecimiento en cuanto a afluencia de público a los estadios con más de 22,000 espectadores de media la pasada campaña, cifras muy similares a las de la Serie A italiana o la Ligue 1 francesa. Impulsada por la presencia de estrellas internacionales como David Beckham, Thierry Henry, David Villa, Carlos Vela o Zlatan Ibrahimovic, la asistencia ha crecido un 55 por ciento desde que Don Garber, una figura imprescindible en este proceso, dejó su cargo como Vicepresidente de la NFL para convertirse en Commisioner de la MLS en 1999. Entonces la liga corría un serio riesgo de desaparición.

La competición, que arrancó en 1996 con 10 equipos, tiene ya 24 y llegará a los 30 en 2020, cuando se incorporen, entre otros, el flamante Inter Miami CF de David Beckham. Aunque crear una franquicia nueva requiere una inversión multimillonaria (sólo el «fee» de entrada es de 200 millones de dólares), los promotores están haciendo cola a las puertas de la MLS. Todo apunta a que el crecimiento se mantendrá puesto que las grandes marcas están apostando muy fuerte por el fútbol mientras el país se prepara para organizar su segundo Mundial, el que albergará junto a México y Canadá en 2026.

Este crecimiento va más allá del mercado norteamericano. Aunque todavía tiene mucho camino que recorrer, la MLS ha empezado ya a enseñarle las uñas al omnipotente fútbol europeo. Una prueba fehaciente la encontramos en los WFS Industry Awards, los premios que cada año se entregan durante World Football Summit, el evento internacional de la industria del fútbol que se celebra anualmente en Madrid. Los ganadores no se conocerán hasta principios de septiembre, pero cuatro de las candidaturas finalistas llegan de Estados Unidos. Entre ellas, la de Darren Eales, finalista en la categoría de Mejor Ejecutivo presentado por Nolan Partners. El presidente del Atlanta United, que ya ha sobrepasado a Los Angeles Galaxy como la franquicia de más valor de la liga, consiguió hacer campeón al equipo en 2018, sólo cuatro años después de su fundación.

En una de las categorías, la de Mejor Estadio, presentada por Mondo Stadia, las tres candidaturas finalistas son estadounidenses: el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta, el National Soccer Hall of Fame Experience (una adición al Toyota Stadium de Frisco) y el Levi’s Stadium, hogar de los 49ers, de la NFL, pero que ha albergado algunos de los partidos más multitudinarios de la International Champions Cup y también de la selección estadounidense. Los estadios de última generación se han convertido en una seña de identidad del fútbol estadounidense. Desde 2010 se han inaugurado nueve estadios diferentes y en los próximos años se sumarán otros seis más en ciudades como Miami, Nashville o Austin.

«Los esfuerzos que se han llevado a cabo durante los últimos años para potenciar el fútbol en Estados Unidos han dado sus frutos. La MLS es hoy una competición muy consolidada, que puede presumir de tener lo mejor de la esencia del fútbol y al mismo tiempo la vertiente espectacular que distingue siempre a las competiciones deportivas en Estados Unidos. Es ya un referente internacional en algunos aspectos, como en la introducción de estadios de última generación, y con la perspectiva del Mundial 2026 sólo podemos esperar que siga creciendo», explica Jan Alessie, director de World Football Summit.

Los WFS Industry Awards, que desde su creación en 2017 han premiado a figuras como Gustavo Silikovich (expresidente de River Plate) o Guiseppe Marotta (ex CEO de la Juventus), a estadios como San Mamés o el Wanda Metropolitano y a empresas como Iberdrola o MasterCard, se entregarán la noche del 24 de septiembre, a la conclusión de la primera jornada de WFS19.