Fútbol

El fútbol español se convierte en un clásico

Real Madrid y Barcelona se juegan la temporada en un maratón de nueve partidos, con tres duelos directos, que decidirán Liga, Copa y Champions

Actualizado:

La ley histórica de la Copa ha vuelto a cumplirse. Es una norma de vida no escrita que cuando dos clubes se enfrentan en la Liga en un periodo de tiempo, el torneo copero les coloca otros dos partidos entre ellos para caldear los ambientes. El jueves por la noche había apuestas que auguraban el enfrentamiento de Copa entre Real Madrid y Barcelona, porque se verían las caras en la Liga el 2 de marzo. Así ha sido. El sorteo celebrado en Sevilla decidió que los dos grandes del fútbol español midan sus fuerzas el 6 y el 27 de febrero, dos enfrentamientos de alta tensión previos al clásico liguero. Los azulgranas visitarán el Bernabéu en dos citas consecutivas en el plazo de tres días, el 27 de febrero y el 2 de marzo. La otra semifinal la dirimirán Betis y Valencia.

El desgaste emocional: los dos grandes subrayan el cansancio psicológico que generan estos clásicos, que supera al meramente físico

El retorno de la Champions este mes traslada a los dos grandes la cuesta de enero a febrero, con extensión a marzo. Los dos colosos de nuestro balompié vivirán un maratón de partidos cada tres días a lo largo de cinco semanas que marcarán el futuro.

Tres partidos clave en casa

El Real Madrid disputará nueve encuentros en treinta fechas, con una última semana de órdago que decidirá su devenir en las tres competiciones, la Copa, la Liga y la Copa de Europa: los dos clásicos en Chamartín más la visita del Ajax el 5 de marzo.

El máximo desgaste de la temporada le llega al equipo de Solari en su mejor momento de fútbol, recuperado el grupo físicamente por el gurú de la preparación, Pintus, y con todos los hombres en disposición de jugar, con la excepción de Vallejo. Experimentado en las lides de la eliminación directa, el corazón le dicta al madridismo centrarse en la Copa y en la Champions, pues parte en igualdad de condiciones, mientras está descolgado en la Liga. Pero Solari no ha tirado esa toalla y el clásico del 2 de marzo será determinante en este aspecto. «Tendremos que hacer dos partidos magníficos para intentar vencer al Barcelona en las semifinales», destacó Butragueño al conocer el resultado del bombo.

Líder del campeonato con cinco puntos de ventaja sobre el Atlético y diez sobre los blancos, el Barcelona se jugará su porvenir en la Copa frente a su máximo rival mientras no puede fallar en la Liga, pues los rojiblancos le acechan más descansados, eliminados de la competición copera.

El conjunto de Ernesto Valverde atacará también en este febrero asfixiante su gran objetivo europeo, la Copa de Europa, esa asignatura pendiente desde hace tres años. El 19 de febrero visitará al Olympique de Lyon, que acudirá al Camp Nou el 13 de marzo. El Barcelona jugará nueve encuentros desde hoy, ante el Valencia, hasta el 9 de marzo, frente al Rayo, con esos tres clásicos como un desgasta psicológico que se suma al físico. «Serán dos partidos muy emocionantes», adujo Guillermo Amor, representante del club en el sorteo. Es ese agotamiento emocional constante, provocado por tres duelos directos, el que preocupa a los dos entrenadores, Solari y Valverde. Saben que pasará factura, gane quien gane en los clásicos. La polémica de la aplicación del VAR tendrá un examen extraordinario.

Valverde prioriza la Liga

Desde el vestuario culé se desliza que el triplete es el objetivo de esta temporada, pero las palabras no han ido acompañadas de gestos y Valverde solo se ha servido de su equipo titular en la Copa cuando se ha visto con el agua al cuello. Del «si nos eliminan no pasa nada» de Piqué se ha pasado al «quiero esta Copa» de Leo Messi. Quedó demostrado ante el Sevilla (6-1). Yel torneo que hace una semana estorbaba se convierte ahora en obligatorio por el adversario que aparece en semifinales. Un clásico nunca es secundario y cualquier partido ante el Madrid se recibe en el Camp Nou con la imposición de derrotar al eterno rival. Asume esta exigencia Valverde a pesar que ya ha dejado clara su prioridad.

«Si juegas permanentemente y no te eliminan es un desgaste brutal. No nos podemos descuidar en la Liga», insiste para justificar la alineación que hoy decidirá ante el Valencia, a cuatro días del clásico copero y tres después de haber goleado al Sevilla. «Pondremos el mejor equipo para ganar. Hay que valorar cómo están los jugadores. Lo veremos en el entrenamiento y decidiremos. Pero no podemos negar que la Liga es nuestra prioridad, no podemos descuidarnos», reitera Valverde.