La ONG del futbolista

La Generalitat halla irregularidades en las cuentas de la Fundación Messi

Justicia obliga a rehacer y auditar todos sus balances desde que se registró, en 2013

Actualizado:

El Protectorado de Fundaciones de la Generalitat, dependiente del Departamento de Justicia, ordenó a la Fundación Leo Messi rehacer y auditar todos los balances de cuentas presentados desde su registro, en el año 2013, y hasta 2016, cuatro ejercicios fiscales.

ABC se puso el lunes en contacto con el Protectorado tras comprobar que la fundación de la estrella del Barça había alterado sus balances. Fuentes oficiales del Departamento de Justicia de la Generalitat confirmaron que «en el marco del expediente de verificación de las cuentas anuales, el día 5 de marzo de 2018 el Protectorado dirigió a la Fundación Leo Messi un requerimiento indicando la necesidad de que la fundación reformulara y auditara las cuentas anuales de los ejercicios 2013 a 2016».

Las mismas fuentes sostienen que la fundación presentó las nuevas cuentas «reformuladas y auditadas el día 29 de junio de 2018». Posteriormente, la ONG del astro argentino publicó en su web el último balance y memoria, correspondiente a 2017, y que también recoge, como dicta la normativa contable, los datos del año precedente, 2016 (ya cambiados).

Entre las irregularidades detectadas está la no declaración de más de 73.000 euros anuales para el alquiler de la sede de la fundación en Rosario (Argentina), una renta de más de 6.000 euros al mes. Según los balances actuales, en 2017 habrían transferido por este concepto 73.144,66 euros, por los 73.177,27 de 2016, un ejercicio contable en cuyo balance original solo figuraba el alquiler de la sede de Barcelona.

Opacidad

Según ha podido saber ABC, los responsables de la fundación aseveran que la ONG argentina es independiente de la de Barcelona, motivo por el que nunca habían informado a la Generalitat de sus ingresos y gastos en un balance conjunto.

En Argentina, como desveló este periódico meses atrás, nunca han presentado cuentas. Pero la verdad es que, según la documentación notarial consultada por ABC, la matriz de Barcelona transfirió entre 2011 y 2012 un total de 568.000 euros para la apertura de la delegación de Rosario. Nunca han declarado en qué se invirtió concretamente ese dinero. Otras correcciones detectadas afectan al capítulo de «gastos para la obtención de ingresos». En total, los cambios de solo el balance de 2016 superan los 420.000 euros.

Los responsables de la fundación, liderada por Messi, su padre -Jorge Horacio- y su hermano Rodrigo, todos miembros del Patronato, no alertaron del cambio de cuentas en el epígrafe «G. Corrección de errores», en el que sostienen que «en la elaboración de las cuentas anuales no se ha detectado ningún error significativo que haga suponer la reexpresión de los importes incluidos en las cuentas anuales del ejercicio 2016».

El epígrafe precedente, el «F», dedicado a «Cambios en criterios contables», tampoco refleja nada al respecto: «Durante el ejercicio 2017 no se ha producido ninguna modificación relevante en los criterios contables respecto a los aplicados en 2016».

Al final de la memoria, en la nota 18, ahí sí, la fundación sostiene que el 1 de junio de 2018 «el Patronato reformuló y aprovó las cuentas» correspondientes a los los ejercicios 2013 a 2016 «con la finalidad de incluir información relativa a la delegación y adecuar los criterios de aplicación de elementos patrimoniales y de ingresos a finalidades estatutarias, de acuerdo con el requerimiento efectuado por la Dirección General de Derecho y de Entidasdes Jurídicas de la Generalitat de Cataluña».

Información completa

ABC dijo ayer, 11 de diciembre, por error, que las cuentas de 2016 habían sido «manipuladas», cuando en realidad les habían obligado a corregirlas (la confirmación del Protectorado, solicitada de víspera, no llegó hasta el mismo día de la publicación, mientras que el auditor declinó responder).

El organismo de control de la Generalitat no ha entrado en los seis años en los que la ONG del futbolista funcionó con total opacidad, pues fue creada en 2007 pero no se registró hasta 2013, cuando Hacienda notificó a Messi la apertura de la inspección que terminaría en una condena penal a él y a su padre por tres delitos fiscales. Evitaron el ingreso en prisión porque la pena no superó los dos años.

Este diario ha intentado sin éxito -el lunes y ayer- recabar la versión de los responsables de la Fundación Privada Leo Messi, pero el teléfono de la sede de Barcelona ha sido dado de baja y el formulario de contacto de su página web está desactivado. Un juez penal argentino investiga los manejos de la ONG desde hace algo más de un mes.