Casillas, a su salida del hospital - REUTERS | Vídeo: ATLAS
Portugal

Íker Casillas abandona el hospital: «He tenido mucha suerte. No sé lo que será el futuro»

El guardameta español del Oporto fue ingresado de urgencia el pasado miércoles tras sufrir un infarto de miocardio

Francisco Chacón
Corresponsal en LisboaActualizado:

Visiblemente emocionado, Íker Casillas recibió este lunes 6 de mayo el alta médica en el hospital CUF Porto, después de cinco días ingresado por haber sufrido un infarto de miocardio agudo al final del entrenamiento del FC Oporto el pasado 1 de mayo.

(El incierto futuro de Casillas en el fútbol)

«Hay que estar agradecido porque he tenido mucha suerte. Hay que sacar una sonrisa en estos momentos. Me emociono por tantas muestras de cariño», explicó Casillas a la puerta de la clínica. Asimismo, el portero expresó su agradecimiento «a los médicos y a las miles de muestras que he recibido en las redes sociales y en el ámbito del fútbol». Tiene pensado guardar reposo «durante un par de semanas o un par de meses». «Estoy bien, un poco emocionado, pero lo puedo contar y lo podéis ver», comentó.

«No sé lo que será el futuro, por si acaso alguien me pregunta. Lo importante es estar aquí y poder contar cómo estoy. Gracias por la espera y nos vemos pronto», dijo el exjugador del Real Madrid.

Casillas, de 37 años, fue ingresado de urgencia el pasado miércoles después de haber sufrido un infarto agudo de miocardio durante el entrenamiento de su equipo en el Centro de Entrenamiento y Formación Deportiva PortoGaia, en el Olival. La sesión de trabajo fue interrumpida y el mostoleño fue ingresado en el Hospital CUF Porto, donde fue sometido a un cateterismo.

Ese mismo día, el exguardameta del Real Madrid mandó un mensaje de tranquilidad desde el centro hospitalario. «Todo controlado por aquí. Un susto grande, pero con las fuerzas intactas. Muchísimas gracias a todos por los mensajes y el cariño», escribió entonces en su cuenta de Twitter.

El guardameta, que salió de cuidados intensivos el pasado viernes, evolucionó favorablemente y este lunes ha abandonado el centro sanitario, como había adelantado su esposa, Sara Carbonero.

La incertidumbre se cierne sobre su futuro. La actual temporada terminó para él y el presidente, Pinto da Costa, le apoya totalmente. Pero el Oporto ya trabaja para encontrar un guardameta de garantías que defienda la portería blanquiazul a partir de agosto.

Horas después, en su cuenta de Twitter, publicó un vídeo en el que reiteraba su sentido agradecimiento a todos los que durante estos últimos días le han mostrado su cariño.