Pedro Tarancón, junto a su mujer y sus dos hijas
Pedro Tarancón, junto a su mujer y sus dos hijas - ABC

Islas Feroe-España«El clima feroés da para escribir un libro»

Pedro Tarancón es futbolista y el único español en las Feroe, rival hoy de la selección (20.45, La 1 y ABC.es)

Actualizado:

En Islas Feroe hay cerca de 50.000 habitantes censados. Solo uno es español. Y es futbolista. Pedro Tarancón (Burjasot, 1985) llegó allí el 10 de enero de 2016. Jugaba en Maldivas cuando su agente le habló de la posibilidad de regresar a Europa. Antes había pasado por Malta y Singapur. Lo primero que hizo fue ir a un buscador de internet, teclear el nombre del país y situarlo en el mapa. Lo que haría cualquiera. Ahí descubrió que su posible nuevo destino era un archipiélago formado por 18 islas en pleno Atlántico Norte. A mitad de camino entre Islandia y el Reino Unido y con estatus de región autónoma de Dinamarca.

Lo siguiente que hizo fue aceptar la oferta. Desde entonces juega en el B68 Toftir, ahora en Segunda división, y se ha convertido en un feroés más. A los dos meses de su llegada conoció a Júlia. «Se puede decir que he pasado cada día con ella desde entonces y seguimos igual de enamorados», cuenta el jugador a ABC. Elsa y Maribel, tan rubias como la madre, son el fruto de esa relación.

Pedro juega como defensa central y se curtió en campos valencianos de Regional y Tercera antes de que un grave accidente de tráfico lo apartara del fútbol durante varios meses. Al recuperarse, tenía entonces 27 años, decidió dedicar todas sus energías a ser profesional del fútbol, aunque fuera lejos de España. «Aquí los jugadores están obligados a jugar bajo contrato profesional, pero no todos se dedican exclusivamente al fútbol. Yo sí tengo esa suerte, pero en mi equipo hay estudiantes, carpinteros, comerciales...».

Ahora, con 33 años, ve más cerca la retirada: «Como futbolista uno siempre piensa en jugar todo lo que las piernas y el físico le aguanten. Empiezo a mirar mucho más los partidos y a jugarlos desde el punto de vista del entrenador. Me gusta entender cuándo, por qué y cómo ejecutar ciertos movimientos en el campo».

Cultura vikinga

Cuando llegue el día de despedirse de los terrenos de juego no sabe si volverá a España. Le tira la tierra, pero es feliz en este segundo hogar: «Es difícil elegir solo una cosa. La gente es muy amable y el país, bellísimo. También me gusta la cultura vikinga, la comida...». Lo más difícil de la adaptación fue, cómo no, el idioma y el clima. «Por ejemplo, para decir "coche" tienes hasta ocho formas diferentes. Y lo del clima da para escribir un libro. Yo he llegado a empezar un partido con viento, pasar por lluvia, granizo y nieve para terminarlo con sol y cielo azul».

«El feroés suele ser una persona sensata. Ir a un Mundial o una Eurocopa sería un sueño y un orgullo para ellos. Pero son conscientes de que es muy difícil»

No se esperan unas temperaturas tan extremas para la selección española hoy, aunque habrá otras dificultades. «El fútbol feroés está creciendo mucho», afirma Pedro. «Ellos se miran en el espejo de Islandia, por la cercanía, y porque se consideran como hermanos. Cada vez se cuenta más con entrenadores extranjeros».

Selección oficial desde 1988, Islas Feroe se encuentra a la cola del panorama europeo. Sin embargo, en los últimos tiempos han logrado algunos resultados positivos contra selecciones antes inaccesibles, como Hungría, Eslovenia o Grecia. «El feroés suele ser una persona sensata. Ir a un Mundial o una Eurocopa sería un sueño y un orgullo para ellos. Pero son conscientes de que es muy difícil».

Las entradas para ver a España se agotaron en diciembre y Pedro no faltará a la cita. «Disfrutan mucho de estos momentos. El año pasado jugaron contra Portugal y siempre les toca algún equipo gordo. Lo viven con mucha expectación y con ganas de demostrar que el fútbol feroés está lejos de lo que fue el siglo pasado».