El once de España el pasado sábado en Londres - AFP / Vídeo: Luis Enrique admite que se equivocó no convocando a Iago Aspas

Liga de las NacionesLa experiencia ya no es un grado en España

La selección, que llegó a tener en Rusia a cinco titulares con más de 100 partidos, presenta hoy un equipo con pocas horas de vuelo

Actualizado:

La nueva España, una mezcla de nostalgia por lo que fue y la ilusión de lo que puede ser, esconde una serie de datos incuestionables. Si se atiende al equipo que compitió, por decirlo de alguna manera, en Rusia, llama poderosamente la atención la inexperiencia de un grupo que suple ese déficit de internacionalidades con ganas y desparpajo, lo habitual entre los novatos. Pero basta echar un vistazo al once que debutó en el Mundial ante Portugal y al once que dispuso Luis Enrique el pasado sábado en Wembley para confirmar que la experiencia, al menos de momento, ya no es un grado en este equipo, que se mide hoy a la potente Croacia en Elche en la segunda fecha de esta refrescante Liga de las Naciones.

Lo hará con futbolistas todavía en formación, pues España ya solo tiene a dos futbolistas longevos en esta convocatoria. Sergio Ramos y Sergio Busquets, con 157 y 108 tardes de rojo respectivamente, se quedan solos en el club de los cien que no hace tanto contaba con miembros de lujo, algo completamente anormal. Se fueron Andrés Iniesta, David Silva y Gerard Piqué y la selección se quedó sin galones, tanto que Raúl Albiol es ahora mismo el tercer capitán por todas las veces que estuvo en el pasado con España (51) y a partir de ahí hay un espacio considerable entre los siguientes de esa lista. La lidera David de Gea (34) y le siguen Isco (33) y Thiago 32. La selección cambia de piel.

En el pasado Mundial, Gerard Piqué, ya jubilado y pendiente solo de su club, alcanzó las 100 internacionalidades y entró por derecho propio a formar parte de un grupo importante y nutrido si se compara con otras potencias. España tiene a 13 jugadores con tres cifras e incluso podría formar un once titular con esos futbolistas históricos, que son los siguientes: Puyol (100), Raúl (102), Sergio Busquets (108), Cesc Fábregas (110), Fernando Torres (110), Xabi Alonso (114), David Silva (125), Andrés Iniesta (131), Xavi Hernández (133), Sergio Ramos (157) e Íker Casillas (167), que sigue liderando esta tabla bajo la amenaza de Ramos.

El caso es que la España que ha dibujado Luis Enrique cuenta con jugadores de contrastada calidad, titularísimos en la mayoría de los casos, pero con pocas experiencia en el fútbol de selecciones. Sin contar con Diego Llorente, que estuvo en la convocatoria para hacer grupo y atender a las charlas iniciales pese a su lesión de gravedad, entre los 23 que han viajado a Londres y a Elche suman únicamente 564 partidos con el combinado nacional. Sobra decir que solo con cinco futbolistas de los que estuvieron en Rusia se superó con creces esa cifra, los ya mencionados integrantes del club del centenario: Sergio Ramos, Andrés Iniestas, Davis Silva, Sergio Busquets y Gerard Piqué. En el Mundial, después de los cuatro partidos disputados (los tres de la fase de grupo más el de octavos contra la anfitriona), se llegó a 1.028 internacionalidades entre los 23 elegidos por Julen Lopetegui y a los que luego tuteló de manera forzosa Fernando Hierro, casi el doble que en la actualidad.

Tampoco tiene rodaje el entrenador, debutante Luis Enrique en esta concentración exprés que reclama lo mejor de España. El asturiano fue antes jugador y sabe lo que es llevar esa camiseta (62 veces, nada menos), pero no cree que en esta generación falten galones. «La experiencia, en todas las facetas de la vida, siempre es un grado. Sí que es cierto que saber afrontar lo que has vivido ya anteriormente es un punto importante para que los veteranos lo puedan transmitir. Y, en el caso de los jóvenes, pueden tener un deseo mayor de ubicarse dentro del equipo y de ganarse esa experiencia que no tienen. Creo que un mix suele ir muy bien», reflexionó ayer en la sala de prensa del Martínez Valero.

Poco después se sentó en la misma silla Sergio Busquets, precisamente uno de esos jugadores de largo recorrido, casi un padre para los que empiezan su carrera de rojo. «Tengo el espíritu joven, pero los años pasan para todo el mundo. Antes es verdad que había más equilibrio, ahora hay un salto bastante grande entre los que llevamos más partidos aquí y el resto. De todos modos, los jóvenes están mucho más preparados, son más importantes en sus equipos. Después de Albiol, hay un vacío hasta los que suman treinta y tantos partidos, pero tienen mucha experiencia tanto a nivel de club como de selección, con títulos a sus espaldas, defendiendo a equipos que pelean por ganar en sus Ligas. Eso es muy importante», sostiene el segundo capitán de la selección, que ve como pasan y pasan los jugadores y él sigue ahí.