Rodrigo y Alba celebran el 1-0 ante Noruega
Rodrigo y Alba celebran el 1-0 ante Noruega - EFE
Selección española

Luces y sombras de la selección de Luis Enrique

España tuvo momentos buenos ante Noruega, pero también debe corregir una serie de aspectos para seguir creciendo

Luis Enrique podría dejar hoy la selección de fútbol: sigue la rueda de prensa en directo

Actualizado:

España está en plena reconstrucción, y ya dijo Luis Enrique necesitaba algo de tiempo. Sin embargo, puede extraer ya algunas conclusiones después del partido ante Noruega. Hay notas positivas:

Oportunidades

Paradójicamente, a España se le critica por la falta de gol, pero hay que tener en cuenta que el equipo dispuso de muchísimas oportunidades y no es una tarea fácil ante un rival como Noruega. Lo suyo es que antes del descanso el resultado fuera mucho más abultado, pero no hubo acierto. Rachas, piensa Luis Enrique, quien defiende que lo importante es generar.

Ramos, líder y goleador

Es, sin duda, la estrella de este equipo a todos los niveles. Sergio Ramos manda en el campo y encima mantiene una relación estupenda con el gol, pues ha marcado en los últimos cinco partidos de la selección. Además, mantiene una sangre fría tremenda desde el punto de penalti y ha acertado las 12 últimas veces que se ha plantado en los once metros.

Laterales que son extremos

En estos meses con Luis Enrique, puede que una de las mejores noticias haya sido la paz que ha firmado el técnico con Jordi Alba. No estuvo el azulgrana en las dos primeras listas, pero por fin entró en la tercera y el equipo lo agradece. Hay pocos laterales con tanta influencia en el juego ofensivo, y Alba, además, está en un momento de forma estupendo. Contra Noruega, también completó un encuentro estupendo Jesús Navas, que, con 33 años, regresó a la selección después de muchísimo tiempo sin vestir de rojo (desde 2014). Las bandas son básicas.

Parejo y los nuevos

Se fue desperezando poco a poco y terminó jugando muy bien. Dani Parejo fue una de las grandes alegrías de la victoria de España, pues dio la sensación de ser un veterano en el equipo. Se sintió a gusto en Mestalla y movió bien la pelota, un futbolista a tener en cuenta. Mientras, Canales tuvo menos minutos, pero también da la sensación de ser un futbolista que se adapta estupendamente al juego que propone esta selección.

De todos modos, al combinado nacional también se le presentan deberes. El martes, contra Malta, España debe ajustar una serie de cosas para seguir mejorando.

Debilidad defensiva

Noruega disparó cuatro veces a puerta y tuvo muy pocas ocasiones, pero tuvo a la selección angustiada porque llegó a empatar el partido e incluso buscó el 2-2 en los minutos finales. No puede ser que España ofrezca tan poca seguridad atrás, y eso que la era Luis Enrique empezó bien en ese sentido. Sin embargo, ya ha recibido nueve tantos en estos siete encuentros. El de Noruega, por cierto, llegó de penalti (absurdo, cometido por Íñigo Martínez) al defender un saque de esquina, otra asignatura pendiente.

Velocidad de balón

Los primeros compases del partido fueron buenos e incluso España le dio cierto ritmo al encuentro. Sin embargo, tuvo unos momentos de desconexión y dejó de mover la pelota con la misma rapidez, previsible en un rondo infinito que poco daño hace. Cuando el equipo mueve a buen ritmo, rompe líneas y deja atrás las marcas, aunque hay que reconocer que también cuesta cuando al enemigo no le interesa otra cosa que quedarse atrás y esperar..

Carácter

Más allá de Sergio Ramos, en este grupo no hay muchos que alcen la voz o que den un grito si es necesario. España está en una fase de formación, evolución prefiere Luis Enrique, pero tiene que ofrecer más nervio, ambición y madurez. Es cierto que no hay tanta experiencia como en otros grupos, pero alguien debería acompañar a Ramos y a Busquets en ese sentido.

El gol

Se sucedieron las oportunidades, claras de verdad, y no hubo manera. El fútbol es gol y no abunda en esta selección, aunque Luis Enrique insiste en que lo importante es generar las ocasiones y dotar de confianza a los atacantes. Si dan en la diana, mucho mejor para todos