Neymar quiere salir del PSG - AFP / Vídeo: Valverde sobre el fichaje de Neymar: "Es del PSG y ya veremos qué es lo que ocurre"
Fútbol

Neymar y PSG ya no se fían de la oferta del Barcelona

Los últimos movimientos azulgranas ponen en duda la veracidad del interés por el paulista. La reunión en París obedece más a un intento por contentar a Messi y bloquear su salida al Madrid.

Neymar podría seguir un año más en el PSG

Sergi Font
BarcelonaActualizado:

La cesión al Bayern de Múnich de Coutinho, principal activo del Barcelona en las negociaciones con el PSG para acordar el regreso de Neymar, ha confirmado una de las sospechas del entorno culé y ha puesto en tela de juicio la veracidad sobre las intenciones del club catalán de fichar al paulista. Con un ataque conformado por Leo Messi, Luis Suárez, Ousmane Dembélé y Antoine Griezmann, el fichaje de Neymar se convierte en innecesario, aunque la calidad del brasileño sería un plus añadido con el que abordar los objetivos marcados esta temporada y que tienen en la Champions League una fijación especial por parte del barcelonismo.

Con una tesorería acuciada por las últimas contrataciones realizadas y una masa salarial desbordada, el fichaje de Neymar apunta a imposible si no hay jugadores de por medio con el que abaratar la operación. No hay que olvidar que el propio Bartomeu reconoció que habían tenido que pedir un crédito de 35 millones a devolver en seis meses para poder hacer frente a la cláusula de rescisión de Griezmann (120 millones) y que los otros 85 millones los habían anticipado de facturas de clubes pendientes de cobrar.

Surge entonces la pregunta que se hacen todos los culés y ahora también el PSG: ¿Por qué se presentaron Javier Bordas y Eric Abidal en París para negociar con el PSG? Son varias las respuestas que empiezan a cobrar sentido tras los últimos movimientos del mercado. El primero que trata de responder al farol azulgrana es la intención de contentar a Leo Messi y al resto de pesos pesados del vestuario que habían pedido públicamente el regreso de Neymar. El argentino mantiene una excelente relación con el paulista y, de hecho, trató por todos los medios de que no se marchara a París hace dos años asegurándole que jugaría para él y para que pudiera ganar el Balón de Oro. El primer rédito logrado con el encuentro de esta pasada semana es calmar a la estrella del equipo haciéndole ver que le hacen caso. También ha sido un movimiento dirigido a Neymar y al Real Madrid. Sabiendo que el brasileño solo quería jugar en el Camp Nou pero existiendo la posibilidad de que se pudiera vestir de blanco, la reunión le ha hecho creer un interés que le lleve a rechazar una hipotética oferta de Florentino Pérez.

Al mismo tiempo, y como efecto colateral, se ha tratado de normalizar y reconducir las relaciones institucionales con el PSG, deterioradas no solo por la salida de Neymar sino también por los intentos del Barcelona de fichar a Verratti y Rabiot en las últimas temporadas. Negociar cara a cara y presentarse con una oferta formal en París es una muestra de respeto hacia el jeque Nasser Al-Khelaifi, al que siempre ha molestado sobremanera que negocien con sus futbolistas a sus espaldas.

Una jugada maestra con una reunión telegrafiada desde los medios de comunicación después de que, sospechosamente, se filtrara el encuentro horas antes de que los emisarios del Barcelona despegaran de El Prat. El mensaje había llegado a todos los protagonistas.

La cesión de Coutinho ha descolocado al PSG y al resto de actores del reparto de esta obra. De todas formas, según aseguran a ABC fuentes del club catalán, el Barcelona mantiene su interés en que Neymar pueda jugar en el club azulgrana, aunque bajo sus condiciones porque consideran que la insoportable situación que viven el futbolista y la entidad gala obliga a ésta a buscarle una salida con la que descargar de presión al vestuario y aligerar sus nóminas. Y en este sentido, el tiempo juega a favor de los culés. Una de las soluciones que propone el Barcelona es una operación similar a la de Coutinho, un préstamo remunerado hasta final de temporada con opción de compra.