Neymar durante un entrenamiento del PSG
Neymar durante un entrenamiento del PSG - AFP
Fútbol

Oferta final del Barça por Neymar

El club azulgrana persigue una cesión con varias opciones de compra futura

Sergi Font
BarcelonaActualizado:

Poco a poco, Barcelona y PSGvan acercando posturas para acordar el regreso de Neymar al Camp Nou, aunque todos los movimientos del club azulgrana siguen considerándose insuficientes para el jeque Nasser Al-Khelaifi, que quiere recuperar la mayor parte posible de la inversión realizada hace dos años cuando pagó la cláusula del paulista, fijada en 222 millones de euros. Instigado por los pesos pesados del vestuario azulgrana, que anhelan el regreso de Neymar, Bartomeu ha aumentado considerablemente la oferta por un jugador que, desde la secretaría técnica, se considera muy bueno pero innecesario.

Fiel a su idea embrionaria de no abrir la chequera por el encorsetamiento económico con el que convive, el presidente azulgrana ha presentado una última oferta basada en cesiones remuneradas y opciones de compra futuras que permiten aplazar pagos y aligerar la maltrecha economía culé. Las grandes partidas de esta temporada estaban destinadas a De Jong y Griezmann. De hecho, el club tuvo que pedir un préstamo para afrontar el pago de la cláusula del francés. Los trueques propuestos tampoco sedujeron al club galo, que pretendía varios cracks y una cifra millonaria a cambio del brasileño.

Cesión remunerada

Tras varios intentos e infructuosas conversaciones, la oferta final ya está sobre la mesa de Leonardo. El Barcelona propone una cesión remunerada por dos temporadas. En este sentido, el «alquiler» que el club catalán abonaría estaría cercano a la amortización que arrastra el club francés desde que se hiciera con Neymar (unos 45 millones anuales). Para satisfacer las pretensiones del PSG, que pretende un traspaso, se incluirían dos posibilidades futuras. La primera, una opción de compra opcional por 120 millones de euros el próximo 30 de junio. La segunda, una opción de compra obligatoria en 2021 por 170 millones. Son los parámetros en los que se mueve la entidad azulgrana para no comprometer sus números futuros.

Bartomeu considera que un año sería el tiempo idóneo para calibrar la rentabilidad de la operación. Se valoraría el rendimiento del futbolista, la mejora del equipo, la relación con la grada del Camp Nou y, sobre todo, el estado de su pie. En el Barcelona se desconfía de la buena recuperación de las últimas lesiones en su pie derecho. Y más después de que un médico que había pertenecido al PSG alertara de las posibilidades de recaída. El presidente quiere estar seguro antes de comprometerse totalmente.

El Barcelona sigue a la espera de un gesto público de Neymar que pueda forzar su salida. Desde la Ciudad Condal se asegura que el contrato del jugador se mantendría en los valores de hace dos temporadas, antes de marcharse. No obstante, La Sexta ha desvelado que ha pedido un salario de 35 millones netos anuales y un contrato de 5 años, lo que supondría que la operación se iría, con impuestos, a los 350 millones de euros en sueldo.