La Liga
Fútbol

Dos policías contra los amaños de partidos

Los excomisarios Florentino Villabona y Alfredo Lorenzo encabezan las áreas de integridad de la Liga y la Federación

Actualizado:

Se acerca el final de temporada y los organismos que combaten el fraude en el fútbol miran hacia los puntos calientes, ya conocidos y repetidos cada año: ascensos y descensos, liguillas de promoción, eliminatorias por la permanencia... Miran, porque lo hacen durante todo el curso, los sistemas de monitorización de apuestas, el trabajo de detección de alertas que realizan empresas de software. Se aproxima el tramo ardiente de la campaña futbolística y al mando de la vigilancia se encuentran dos expolicías. Alfredo Lorenzo es director del departamento de Integridad de la Federación y Florentino Villabona ocupa el mismo cargo en la Liga. En la pureza de la competición han descubierto un punto de conexión dos organismos tradicionalmente enfrentados por sus presidentes.

De la Federación depende un sector de riesgo: los cuatro grupos de veinte equipos en Segunda división B y los 18 segmentos, con diferente reparto de clubes, de la Tercera División. Ámbito tradicional de amaños de partidos relacionados con apuestas, aunque no tanto con ascensos y descensos. A la Federación, al área de integridad que dirige la vicepresidenta Ana Muñoz, llega información por dos vías. De un lado, los movimientos externos. Son estudios de probabilidad y flujos llamativos en la monitorización de apuestas respecto a partidos y jugadas concretas que provocan indicios a través de alertas tempranas. La Federaciónt tiene un convenio con la empresa suiza Sportradar, que recoge y analiza datos deportivos y brinda servicios a casas de apuestas, federaciones y empresas.

Correo anónimo

Y de otro lado, la información confidencial, que llega al expolicía Alfredo Lorenzo a través de una cuenta de correo electrónico anónimo y de llamadas telefónicas que no necesitan identificación del denunciante. La función de Lorenzo respecto a cualquier sospecha de fraude consiste en contrastar la veracidad de dichas denuncias y, sin entrar en investigaciones que corresponden a las fuerzas de seguridad, trasladar la alerta a la Fiscalía, la Policía o la Dirección General de Ordenación del Juego.

El área de Integridad y Seguridad de la Liga que lidera Villabona ha impartido más de 150 talleres formativos entre los clubes de fútbol profesional, los aficionados, el fútbol sala y el campeonato femenino. Se trata de un trabajo preventivo que avisa a jugadores, técnicos, directivos y empleados sobre las consecuencias delictivas por la vulneración de la competición.

En la Liga se felicitan por la orientación de estas iniciativas que, según explican, han reducido hasta un 83 por ciento el número de partidos con indicio de corrupción. El 31 de enero de la temporada 17/18 se habían clasificado como sospechosos 29 encuentros. Esta campaña la cifra ha decrecido en esa misma fecha: cinco partidos. En otros números: de los 8.927 choques de fútbol profesional y no profesional que se disputaron la temporada pasada y aparecieron en alguna casa de apuestas, la Liga vigiló 5.049 para evitar amaños, casi el 57 por ciento. Este año su capacidad de vigilancia ha aumentado (hasta el 11 de febrero había 4.510 partidos supervisados).

El trabajo de años ha generado 18 investigaciones policiales que han conllevado seis denuncias y la personación de la Liga en once causas judiciales.