Imagen del partido de ida de la final de la Copa Federación entre Mirandés y Cornella
Imagen del partido de ida de la final de la Copa Federación entre Mirandés y Cornella - @CDMirandes
Fútbol

La RFEF quiere acabar con la Copa Federación

Argumenta que es un torneo deficitario y que despierta poco tirón entre los aficionados y los clubes

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Cornellá y el Mirandés, que venció 3-0 en la ida, disputan este jueves (20.30 horas) el partido de vuelta de la Copa Federación, una competición que, según ha sabido ABC, apunta a desaparecer la próxima temporada porque la RFEF está estudiando poner fin a su andadura. El poco interés que despierta entre los aficionados y los clubes, excepto en las rondas finales, así como que sea un torneo deficitario son los argumentos que han llevado a la Federación a plantearse seriamente que en la campaña 2019-20 deje ya de jugarse.

Nacida en 1945, la Copa Federación apenas tuvo recorrido en una primera etapa porque dejó de disputarse en 1953, aunque en la década de los 90 fue rescatada por la RFEF bajo la presidencia de Ángel María Villar. Esta competición, sin embargo, no ha calado entre los aficionados ni en los clubes de Segunda B y Tercera división, que son los que la disputan, aunque no tienen obligación de participar en ella. En las ediciones de los últimos años, y valga como ejemplo, en algunas regiones solo dos clubes de Tercera formalizaron su inscripción.

Con la desaparición de la Copa Federación, la RFEF, que está trabajando en un cambio de formato para la Copa del Rey, podría intentar dar cabida a más conjuntos de Segunda B, Tercera, e incluso de Preferente, en ella. Desde su llegada a la presidencia, Luis Rubiales ha querido revitalizar el fútbol de las categorías más modestas y con la presencia de más clubes en la Copa satisfaría una de sus demandas históricas.

[La hora del fútbol modesto]

La Copa Federación se divide en dos fases. Una primera a nivel autonómico, disputada casi en su totalidad en pretemporada, y una segunda de carácter nacional en la que aparecen los diecisiete ganadores de la primera fase autonómica (un campeón por Comunidad, excepto Ceuta y Melilla), más y el ganador de la última edición y los 18 equipos eliminados en la primera fase de la Copa del Rey. Todas las eliminatorias son a doble partido, incluida la final, siguiendo el criterio de proximidad geográfica hasta las semifinales. A partir de esa ronda, los emparejamientos no tienen ningún tipo de condicionante.

Premios económicos

Además del trofeo que acredita como campeón de la Copa Federación, el vencedor absoluto se embolsa 90.000 euros (30.000 el subcampeón y 12.000 euros los semifinalistas), mientras que cada ganador de la fase regional ingresa 3.000 euros. Hasta esas rondas, esta competición resulta deficitaria para los clubes en la casi totalidad de los casos. Las taquillas no llevan para cubrir los gastos de arbitraje o de luz si los partidos se disputan por la noche. Además, los encuentros se juegan entre semana, lo que supone un trastorno para muchos jugadores de las plantilla de Tercera división. Muchos de ellos compaginan el fútbol con trabajos y estudios y los desplazamientos se convierten en un problema grave.

Esta competición también supone un gasto para la Federación porque subvenciona los desplazamientos de los clubes: 0,78 euros por kilómetro en los que se realizan dentro de la Península. En los viajes que se producen a las Islas o desde ellas, la RFEF se hace cargo del importe del pasaje aéreo de los equipos, hasta un máximo de diecinueve personas por club.

El equipo que más veces ha ganado la Copa RFEF desde que fue restaurada es el CD Puertollano, que lo ha hecho en tres ocasiones (1994, 2006 y 2011). Con dos títulos se encuentra el CD Ourense, campeón en 2014 y 2008. El Real Jaén también tiene dos títulos: uno obtenido en 1952 y otro ya más recientemente, en 2009.